News

Un objetivo difícil: no acabar con el planeta

Procrastinar es una de las palabras que puede definir las acciones que se están llevando a cabo para lograr un mundo sostenible. El medio ambiente está siendo atacado por un conjunto de cambios ambientales afectados por la actividad humana. Esto provoca que la estructura natural del planeta se degrade como nunca antes.

Según el estudio Pérdida dinámica de hielo de la capa de hielo de Groenlandia impulsada por el retroceso sostenido de los glaciares publicado en la revista Nature, Groenlandia se está derritiendo a un ritmo no registrado en milenios. La información presentada en esta investigación se sintetiza al afirmar que alteramos tanto la Tierra y aceleramos tanto el cambio climático que en este siglo estamos viviendo la mayor variabilidad natural de los últimos 12.000 años.

A pesar de afrontar una situación preocupante que debe ser el gran reto que tenemos que afrontar, su planteamiento parece estar relegado a un segundo plano. Siempre hay cosas más importantes que hacer que salvar nuestro medio ambiente. En todas las cumbres climáticas que se celebran de forma casi obligatoria, cada vez hay menos compromiso entre países.

Un claro ejemplo es el Protocolo de Kioto, realizado en 1997, a raíz de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, por el cual se llegó a un acuerdo internacional en el que todos los países miembros reducirían en un 7% las emisiones de gases de efecto invernadero en los próximos años. década. Los resultados no solo no fueron los esperados, sino que hubo países industrializados que aumentaron sus emisiones hasta en un 10%, incluido Estados Unidos, que superó los límites, llegando al 20%.

Del deporte a la Fundación Kilian Jornet

Kilian vive en Noruega. Es una persona caracterizada por la versatilidad y polivalencia para el deporte. Compitió en todo el mundo, logrando varios récords por los que logró el reconocimiento mundial tanto en esquí de montaña como en esquí extremo, así como en trail running. Realizó el proyecto “Cumbres de mi vida” —Cumos de mi vida— por el que, a lo largo de cuatro años, desde 2012, ha establecido marcas de tiempo en algunas de las cumbres más emblemáticas del planeta. Para muchos deportistas es alguien fuera de lo común, para otros una persona que ha estado rodeada de montañas y contornos naturales del mundo entero durante años; como él mismo comenta: “Mi vida siempre estuvo ligada a la montaña y la naturaleza”.

Durante este año 2020, este deportista de élite inició el camino hacia uno de sus picos más difíciles: la Fundación Kilian Jornet, un proyecto presentado hace un mes. Su misión principal se centra en la preservación de la montaña y su contorno. A pesar de aparecer en medio de una pandemia global, donde la ecología y los problemas ambientales pasan desapercibidos, Kilian lo anuncia como “algo que habían querido hacer durante mucho tiempo” poniendo la montaña como “algo que debemos proteger, haya o no un pandemia” .

“Mi vida siempre estuvo ligada a la montaña y la naturaleza”, dice Kilian Jornet

Además de deportista, es un amante de la montaña y una persona a la que le enseñaron a cuidarla y amarla. Asimismo, Kilian muestra una preocupación creciente: “Quizás desde hace un par de años soy más consciente de lo importante que es protegerlo y conservarlo para que no se deteriore más”.

Los datos publicados en el último Informe de Síntesis de Alto Nivel realizado por la Organización Meteorológica Mundial bajo la dirección de Naciones Unidas corroboran el agravamiento de la situación y la aceleración de la emergencia climática. Al respecto, Jornet afirma que “el cambio climático es algo que está aquí, pero juntos podemos hacer cosas para no empeorarlo”. Para eso, el corredor ve necesario “un cambio de actitudes” en el que todos “podamos hacer cosas de grandes a pequeñas para proteger la naturaleza”.

Informe de la Organización Meteorológica Mundial

Las ocho plagas del medio ambiente. Fuente: Informe de la Organización Meteorológica Mundial.

Naturaleza y deporte

Núria Picas creció junto al macizo de Montserrat. Su vida siempre estuvo ligada a la naturaleza y al deporte. Una lesión en 2000 la mantuvo alejada de la competencia durante más de diez años. Aún así, en octubre de 2012 se proclamó campeona de la Copa del Mundo de Ultra Trails, y en 2014 y 2015 fue la ganadora del Ultra Trail World Tour. Picas es un deportista profesional de montaña preocupado por el “desgaste natural derivado de la actividad humana y la falta de respeto por el medio natural”. La huella de la globalización en este siglo está ayudando a acelerar un proceso que está destruyendo ecosistemas enteros. Cada vez más, estamos generando un planeta que, en comparación con hace cien años, será irreconocible.

La deportista cuenta que uno de los recuerdos más tristes que tiene desde muy joven son los incendios forestales que sacudieron la parte central de Cataluña a mediados de los años 80 en los que la montaña de Montserrat sufrió graves secuelas de un devastador incendio provocado por la actividad humana. . Además, la corredora catalana asegura que de niña podía esquiar en la estación de Rasos de Peguera, en la comarca del Berguedà. Sin embargo, actualmente está cerrado debido a la falta de nieve durante el invierno. Esta es otra de las muchas señales de que la temperatura del planeta está aumentando y de que el cambio climático sigue avanzando.

“Estamos dejando un legado muy triste para nuestros sucesores”, dice Núria Picas

“La falta de un compromiso brutal con el medio ambiente es una vergüenza”, denuncia, y también señala la necesidad de “concienciar a toda la población de los peligros que se avecinan en nuestro camino y que cada ser intente aportar su granito de arena”. para paliar la situación ”. Del mismo modo, existen políticas para la conservación del medio ambiente. Organizaciones internacionales como la ONU llevan años advirtiendo sobre el malestar de la situación. Sobre este tema, Núria afirma que “hace falta mano dura para que todos y también empresas y grandes corporaciones dejen de emitir productos nocivos al medio ambiente y cumplan con los estándares de sostenibilidad”.

Corre por el ártico

Pau Capell es uno de los deportistas españoles de ultra trail más exitosos y reconocidos. Sobre sus hombros tiene dos medallas de oro en campeonatos mundiales de este deporte. Los récords mundiales y las nuevas marcas personales siguen alcanzando su récord. La montaña y el entorno natural no es solo un medio para ganar medallas y posicionarse globalmente, sino también una forma de vida desde que era pequeña. Para Pau, hay muchas cosas que son difíciles de entender, como la contaminación en la montaña “porque no solo se daña la naturaleza misma, sino también todos los animales que viven en ella, que son muchos, y al final encuentran algo que no debería suceder. “

Algo que destaca en la montaña es su experiencia en el proyecto Run for the artic que realizó en noviembre del año pasado. En esta ocasión, Capell viajó al punto más extremo del norte de Europa donde inició un recorrido de más de 250 kilómetros. Su misión era “simular la distancia que los osos polares están haciendo hoy para salvar sus vidas del deshielo para mostrar el sacrificio y esfuerzo al que están sometidos estos animales”.

Pero esta no es la única lección. A medida que Pau avanzaba por la carretera, notó que había comenzado en la zona más al sur con menos frío y que había llegado a la parte norte con más calor. En palabras del deportista catalán, “allí pude percibir de primera mano qué es el cambio climático y cómo se está comportando en el mundo de hoy”.

Pau Capell: “Creo en un planeta sostenible pero se necesita conciencia”

Este deportista cree en un planeta sostenible, pero no en el camino que estamos siguiendo, y remarca que hay mucha gente que no hace nada al respecto y hay una gran ineficacia política tanto a nivel nacional como internacional. A todas aquellas personas que no ponen su granito de arena para cambiar el mundo, Pau les dice “que son muy egoístas” y “que al final no estamos aquí solo de paso, que aparte de estar ahí un rato momento de la historia del planeta, hay gente detrás que está llegando ”.

Las soluciones, para Pau, parten de un cambio cultural y de un trabajo muy amplio por hacer; pero también de decisiones políticas: “Creo que es necesario que los países tomen medidas al respecto, ya que, si hay medidas y cooperación común, la población puede finalmente seguir reglas en el tema de cambio climático y ecología”.

Hermanos Pou: una doble perspectiva desde la escalada

La actual crisis de salud, como la debacle económica de 2008, obligó a muchas personas a abandonar sus hogares para practicar deportes al aire libre. La montaña se convirtió en un sitio muy concurrido. Esto generó un impacto ambiental muy amplio. Las personas que han pasado toda su vida en la montaña, como Eneko e Iker Pou, mantienen una posición clara al respecto: “Parece que quienes están en contacto con ella y quienes practican deporte en ella la deshacen, pero nada es más lejos de la verdad: somos las personas que lo hemos estado protegiendo durante muchos años, pero ahora que el ser humano está volviendo a la naturaleza [durante la pandemia], los malos somos nosotros ”.

Eneko Pou: “Venimos de un país donde todo lo que da miedo, todo lo que no se puede controlar, está prohibido; pero es mucho más fácil regular que prohibir, ¿verdad? Esto da una idea de la cultura ambiental en la que vivimos ”

Este conjunto de conocimientos e ideas sobre el medio ambiente se enmarca en una búsqueda de la necesidad de proteger la naturaleza que, según aclara Eneko Pou, “aunque lo que voy a decir es controvertido, en muchos casos el ambientalismo es profesional, como en muchos otros cosas en España, que siendo de este tipo, lo que muchos están defendiendo es su trabajo ”.

Para combatir esta degradación de la naturaleza, señala, es necesario hacerlo de forma transversal. Para ello, Eneko destaca la necesidad de protegernos de la “inteligencia” y ver este problema desde la perspectiva “más racional”: “Lo que tenemos que hacer es controlarnos desde la razón y la lógica, no desde la prohibición; esto nunca nos llevará a cualquier cosa buena. “

La sociedad avanza muy lentamente. Eneko compara esta situación con otros temas que han experimentado avances y por los que se lucha hoy: el feminismo y la igualdad. La conciencia con el feminismo para la deportista “es un tema que hace veinte años no se discutía en los medios, y ahora mismo están hablando de esto, probablemente una de las próximas grandes batallas de este siglo puede ser el ambientalismo”. Y concluye: “Estas cosas son lentas, pero se están dando pasos”. Uno de los mensajes que transmiten los hermanos Pou es que “cada persona tiene la capacidad de cambiar las cosas a través de pequeños gestos, y estos deben transmitirse todos los días”.

Related Articles