Foreign Policy

Trump promete dar guerra

Donald Trump comentando los primeros resultados de las elecciones de 2020 REUTERS / Carlos Barria

Todavía no hay ganador de las elecciones estadounidenses. El resultado ajustado del recuento no indica si Donald Trump permanecerá en la Casa Blanca o cederá su puesto al demócrata Joe Biden. Ante la incertidumbre sobre el desenlace, que no se conocerá oficialmente hasta dentro de unos días, el actual presidente salió en rueda de prensa para sembrar dudas y encender los ánimos.

Trump, arrasando en casa, torció las cifras para declarar que el concurso sigue abierto en Estados que prácticamente han perdido, y para declararse ganador en otros donde lleva muy poco el conteo. “Estábamos teniendo una noche fantástica, íbamos a ganar claramente, y de repente … ¿qué pasó? ¿Se ha detenido todo? ¿Que pasó aquí? Bueno, se han dado cuenta de que no podían ganar ”, declaró el mandatario, quien confirmó su intención de impugnar el resultado en los tribunales. “Este es un gran fraude para el país.. Estábamos preparados para ganar estas elecciones y, de hecho, ¡hemos ganado estas elecciones! “Él dijo. “Iremos a la Corte Suprema. Es un momento muy triste ”. El sitio web del Partido Republicano ya abrió un crowfunding para ayudar a “defender el resultado electoral”.

Pase lo que pase, la victoria final estará mucho más cerca de lo que anunciaron las encuestas, que, como sucedió en 2016, han vuelto a fallar. Si entonces Hillary Clinton Empezó con ventaja y Trump dio la sorpresa, ahora es Biden quien no ha logrado ratificar las encuestas. Se le dio como favorito, con muchos puntos de ventaja sobre un Trump que ha convertido su presidencia en una pesadilla social, racial y geopolítica. Pero no ha sido así. Si finalmente es destituido del Despacho Oval será por muy poco margen de diferencia, lo que habla bien del terrible polarización en la sociedad estadounidense.

Aunque Biden ha tomado la delantera en el recuento (ha obtenido 227 votos electorales de los 270 necesarios para convertirse en presidente), Trump ha salido victorioso en algunos estados clave: Ohio, Florida y Texas. Sin esos estados, la historia dice que es muy difícil llegar a la Casa Blanca. Pero todavía es demasiado pronto para enterrar a Biden. Cuenta a tu favor con el truco de Pensilvania (20 votos electorales), donde Trump parece estar ganando en estos momentos pero en el que queda por contabilizar el voto por correo, tradicionalmente ligado al Partido Demócrata. En 2016, Trump ganó allí por un escaso 0,7%, pero luego la votación anticipada apenas alcanzó las 266.000 papeletas. En las actuales elecciones se han 2,4 millones de votos adelante. ¿Serán abrumadoramente demócratas? Los analistas dicen que sí, pero desde la derrota de Hillary Clinton parece claro que los pronósticos son inútiles. Trump, con el 64% de los votos contados, dijo que era “casi imposible” perder en ese territorio.

¿Por qué no ha barrido Biden?

Hay muchos factores que podrían explicar por qué Biden aún no ha ganado estas elecciones hoy y de forma aplastante. El primero de ellos es la elección del propio candidato demócrata. Barack ObamaEn 2008, interpretó a la perfección el papel de un candidato disruptivo que podría arrastrar a una amplia sección de votantes progresistas a las urnas. Ese perfil no es el de Biden, un político blanco, de casi 78 años, que lleva toda su vida en Washington y que, como Hillary Clinton en 2016, representa intereses económicos y una forma ortodoxa y centrista de hacer política muy poco atractiva. a quien quiera un cambio real.

Bernie SandersAunque era igual de veterano, sí representó ese cambio de récord, pero fue derrotado en una primaria en la que tuvo a todos los grandes medios en su contra; Así que es el turno y las esperanzas están puestas, a partir de ahora, en el futuro de la congresista neoyorquina Alejandría Ocasio-Cortez.

Otra de las cargas de Biden puede haber sido su sintonía insuficiente con el votante latino. Su trabajo como vicepresidente de Obama lo ha convertido en el candidato favorito de los afroamericanos, pero no fue hasta el último momento de la campaña que comenzó a preocuparse realmente por el voto hispano. Demasiado tarde para un sector muy importante de la población que esperaba mayor comprensión de su parte en un momento de gran angustia por la política migratoria de Trump. Aunque, en realidad, no hay un voto latino uniforme.

Tradicionalmente siempre se ha dicho que los puertorriqueños votan por el Partido Demócrata y los cubanos por el Republicano. Pero el joven votante de origen cubano ya no está tan alineado con las tesis conservadoras de sus padres y abuelos. De hecho, las encuestas predijeron una victoria demócrata en Florida. Pero finalmente, en otro giro de los acontecimientos, no ha sido así. Trump recuperó ese estado clave. Y en Texas, donde el voto mexicano es muy relevante, Biden lideró el recuento durante gran parte de la noche … hasta el giro final a favor de Trump.

El actual presidente resucita una y otra vez donde el sentido común y la opinión pública lo dan por muerto.

Este artículo se publica gracias a miles de personas como tú.

Lamarea.com es editada por una cooperativa que rechaza los anuncios de Ibex35, la publicidad que objetiva a las mujeres y los infomerciales encubiertos.

Desde 2012 apostamos por el periodismo de investigación, el análisis y la cultura. Y sobre todo nos comprometemos contigo, a informarte sobre los temas que te preocupan.

Ayude a financiar el periodismo que lo representa. Haz una donación desde 5 euros.

Haz una donación

Related Articles