Politics

Trinchera que tendría más de 100 cuerpos exhibe guerra en Guanajuato

Salvatierra rara vez apareció en las noticias. Hasta esta semana, cuando las autoridades informaron del hallazgo de 59 cadáveres en fosas clandestinas en esta tranquila localidad del estado de Guanajuato, centro mexicano. Ahora, grupos de familiares de los desaparecidos temen que la cifra sea de al menos 100 cuerpos.

Aún quedan muchos puntos por explorar en la misma propiedad, coincidieron este jueves miembros de grupos dedicados a la búsqueda de personas desaparecidas, consultados por Efe.

“Realmente es un cementerio allí en Salvatierra. Y sé que allí se van a rebasar más de 100 cuerpos ”, dijo a Efe Norma Patricia Barrón Núñez, representante de la organización Una luz en mi camino, quien participa en las tareas de búsqueda.

Este miércoles, la comisionada Nacional de Búsqueda de Personal, Karla Quintana Osuna, informó en conferencia de prensa que luego de ocho días de excavaciones, se habían encontrado 59 cadáveres enterrados en la propiedad conocida como Barrio de San Juan.

Sin embargo, aún quedan muchos puntos por explorar, advirtió José Gutiérrez Cruz, líder del colectivo A tu Encuentro.

“Lo más probable es que estemos hablando de una cifra más cercana a los 100 cadáveres que los 59 que tenemos ahora, para todos los puntos que hay que explorar”, dijo en una entrevista para Efe.

SALVATIERRA, VÍCTIMA DESCONOCIDA

Salvatierra es un municipio de apenas 100.000 habitantes, ubicado al sur de Guanajuato, actualmente la región más violenta del país debido a la lucha de al menos dos carteles, el de Jalisco Nueva Generación y el de Santa Rosa de Lima.

El nombre de esta pequeña ciudad generalmente no aparece cuando se habla de la violencia que envuelve al estado central que, a pesar de las circunstancias, sigue siendo uno de los principales polos de la industria automotriz en México.

Por ello, fue aún más sorprendente que el mayor hallazgo de fosas clandestinas en Guanajuato ocurriera allí y en un sitio ubicado a apenas 3 kilómetros del edificio de la Alcaldía.

Barrón Núñez explicó que se decidió, en conjunto con la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas y su contraparte en Guanajuato, comenzar a buscar allí las denuncias que los ciudadanos realizaran a través de las redes sociales.

“La gente nos dice ‘ahí escuchamos gritos en la noche, que son como picar el suelo, escuchamos muchas cosas’, por lo que es una señal de advertencia de la misma sociedad para que registremos esa propiedad”, dijo.

TRABAJO DOLOROSO

A partir del 20 de octubre comenzaron las excavaciones y hasta ahora, oficialmente, hay 59 cadáveres encontrados, que, aunque duelen, también representan una esperanza de paz para los familiares que los buscan, algunos desde hace años.

“Nos lo tomamos de una manera dolorosa, pero de alguna manera es la esperanza de poder tener paz en nuestra familia”, dijo Barrón Núñez, quien busca a su esposo -Juan, 35- y su hijo -Kevin Damián, 17-. , secuestrado en junio de 2019 en Irapuato, a 70 kilómetros de Salvatierra.

Sin embargo, reconoce que el dolor fue aún mayor al observar que en algunas fosas no solo se enterraban cuerpos que pudieran ser de sus familiares, sino también herramientas con las que fueron torturados, como machetes, tablas y palas.

Por ello, incluso en el trabajo de esta búsqueda, tuvo que estar presente un psicólogo para atender a los familiares que entraron en crisis al observar tales escenas.

Ahora, los grupos dedicados a la difícil e incierta tarea de la búsqueda de personas desaparecidas, vivas o muertas, piden a la Fiscalía del Estado que agilice la identificación de los cuerpos.

“Nos presumen un laboratorio que está certificado y otros, pero un laboratorio que no puede hacer frente y que a veces tarda hasta un año en generar pruebas de perfil genético de personas desaparecidas”, dijo Gutiérrez Cruz.

Por ello, indicó que también es necesario establecer una mesa de identificación, en la que la Fiscalía brinde la información necesaria para que los familiares sepan si los restos humanos que son desenterrados poco a poco pertenecen a la persona que buscan.

Guanajuato ha sido desde 2018 el estado más violento del país, producto de la disputa territorial entre dos grupos del crimen organizado: el Cartel Jalisco Nueva Generación y el Cartel Santa Rosa de Lima.

De enero a septiembre, 3.438 personas han sido asesinadas, aunque las autoridades sostienen que 9 de cada 10 víctimas estaban vinculadas de alguna manera al crimen organizado.

Según los datos oficiales más recientes, México suma 77,171 personas no ubicadas desde 1964 a la fecha.

Además, se han identificado 4.092 fosas clandestinas desde 2006, y casi la mitad están ubicadas en solo cinco estados: Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, Sinaloa y Zacatecas. Guanajuato (México) – EFE

Related Articles