Politics

Sin pruebas, solo con indicios de su historial médico y el misterio latente del camión: por qué fue absuelto Telleldín

Carlos Telleldín (Adrián Escandar)

Carlos Telleldín fue absuelto ayer en el juicio oral por el atentado a la AMIA. Los jueces del Tribunal Oral Federal (TOF) 3 concluyeron que durante el proceso no se probó que Telleldín supiera que el camión de tránsito que vendió 10 días antes del atentado iba a ser utilizado como carro bomba. Y por eso lo desvincularon. También entendieron que los argumentos de la Fiscalía y las denuncias para pedir que sea condenado a cadena perpetua y 20 años de prisión son, en rigor, solo indicios que están más vinculados a sus antecedentes penales como vendedor de autos robados.

Así, luego de 26 años y medio del atentado que mató a 85 personas, la causa judicial quedó sin imputados desde los que seguir avanzando a pesar de que había pasado un cuarto de siglo. Los iraníes acusados ​​de ser los autores intelectuales siguen imputados y con orden de detención internacional. Las alertas rojas de Interpol están vigentes desde 2006, pero solo hubo avances en este sentido porque Irán no extradita a sus ciudadanos. Los familiares de las víctimas y la sociedad argentina aún no tienen respuesta sobre quién fue el responsable de la voladura de la AMIA.

Los motivos de la absolución de Telledín serán anunciados el 26 de marzo por los jueces Andrés Basso, Javier Ríos y Fernando Canero. A partir de ese momento la Fiscalía y las denuncias tendrán 10 días para apelar para que la Cámara Federal de Casación Penal revise la decisión.

Fuentes judiciales directas del caso explicaron a Infobae por qué fue absuelto.

El atentado de la AMIA ocurrió el 18 de julio de 1994 cuando una camioneta de tráfico blanca con entre 300 y 400 kilos de explosivos se estrelló contra la mutua judía. 85 personas murieron y 151 resultaron heridas. Fue el segundo ataque sufrido por Argentina después del ataque de 1992 a la embajada de Israel.

Telleldín, de 59 años, llegó a juicio acusado de haber vendido un camión de tráfico blanco ocho días antes, sabiendo que sería utilizado para cometer el atentado, o al menos un delito. Fue el primer detenido en el caso. Apenas unos días después del ataque, fue arrestado y detenido durante 10 años y dos meses en la prisión de Devoto. En 2001 se inició y finalizó el primer juicio con la absolución de todos los imputados del llamado “vínculo local con el atentado”, incluido Telleldín.

Pero entonces el TOF 3, con otros jueces, declaró todo nulo por las irregularidades de la investigación del juez Juan José Galeano. Entre ellos, los 400 mil dólares que el magistrado autorizó irregularmente a cobrar a Telleldín para acusar falsamente a funcionarios de la Policía de Buenos Aires de haber recibido el camión.

La nulidad fue confirmada en 2009 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, salvo el tramo del caso sobre el vehículo. Así Telleldín fue nuevamente investigado y en mayo de 2019 comenzó el segundo juicio que desde junio pasado se hacía por videoconferencia a raíz de la pandemia de coronavirus.

La audiencia virtual en la que fue absuelto Telleldín La audiencia virtual en la que fue absuelto Telleldín

Más de 100 testigos declararon en el proceso. Por unanimidad, los jueces Basso, Ríos y Canero entendieron que la declaración de ninguno de ellos -muchos eran videos de testimonios del primer juicio-, ni ninguna prueba documental demostraba que Telleldín supiera que el camión que vendió iba a ser utilizado en el ataque. Las fuentes consultadas explicaron que la absolución no fue en beneficio de la duda, pero que no existía evidencia de que estuviera involucrado. Fuentes de las acusaciones admitieron a Infobae que una de las dificultades del nuevo juicio fue que no hubo nuevas pruebas de la que ya había sido analizada en el primer proceso.

Lo que en el caso no es controvertido fue que Telleldín vendió una camioneta, pero los jueces entendieron que no está probado que fuera la que se utilizó en el ataque. La secuencia del vehículo es la siguiente. El 4 de julio de 1994 compró un incendio de tráfico que había sido propiedad de Mesin SRL. Sacó el motor y lo puso en el chasis de otro tráfico que le habían robado a Pedro Sarapura. Ese vehículo fue el que vendió el 10 de julio.

Parte de ese motor fue encontrado entre los escombros de la AMIA y sus fragmentos en los cuerpos de las víctimas. Y se encontró el chasis, pero no era el del camión Sarapura. Ese vehículo solo tenía puerta trasera y no el lateral que tenía el que se encontraba en la AMIA. Ese fue otro elemento que los jueces tuvieron en cuenta para la absolución. TOF 3 ya había señalado ese punto en el juicio de 2004.

La pregunta que surge entonces es: ¿Qué pasó con el vehículo desde que Telleldín lo vendió hasta el atentado a la AMIA? No hay respuesta y aparece la hipótesis de un tercer camión del que no hay pista.

En el juicio, los fiscales de la Unidad AMIA, Roberto Salum, Santiago Eyherabide y Santiago Roldán, la denuncia que representa a los familiares de las víctimas, encabezada por Horacio Etcheverry y Analía Fangano, y la AMIA-DAIA, encabezada por Miguel Bronfman, solicitaron que Telleldín ser condenado. La Fiscalía y los familiares pidieron cadena perpetua y AMIA-DAIA 20 años y detención después de la condena. Difirieron en el crimen del que fueron acusados.

Los acusadores entendieron que está probado que Telleldín sabía que la camioneta se iba a utilizar para, al menos, un delito y que a pesar de eso continuó con la venta. Indicaron que realizó el operativo con papeles falsos -fue a nombre de Ramón Martínez, persona con la que estaba en desacuerdo y con quien nunca pudo encontrar para tener su testimonio, falsificó la firma y puso un número de DNI que comenzó con 41 millones que para 1994 no existía-; que plantó testigos para hacer un montaje de que no estaba vinculado al hecho y que cuando ocurrió el ataque huyó a Misiones, donde fue detenido. También que luego del ataque familiares y testigos lo describieron como “aturdido y nervioso” por haber vendido la camioneta.

Para los jueces, todos estos son indicios pero no pruebas. Evidencia relacionada con la historia clínica de Telleldín. Comprador de autos robados para hacerlos gemelos y venderlos con papeles falsos, Telleldín tenía causas de estafas, sobornaba a la policía y era informante de las fuerzas de seguridad, por lo que conocía el mundo del crimen. Él mismo lo reconoció en el juicio previo al veredicto. “Puede que me haya descarriado para comprar piezas de automóvil robadas. Pero no vendí autos a ningún delincuente ni a personas con antecedentes, y no se utilizó ningún vehículo para una maniobra ilegal. Siempre vendí desde casa ”, dijo.

La bomba explotó a las 9.53 el 18 de julio de 1994. (Reuters) La bomba explotó a las 9.53 el 18 de julio de 1994. (Reuters)

También habló sobre la venta del camión. “Vendí el camión a una persona que vino por el anuncio del periódico, se vendió con normalidad. Tenía acento centroamericano. De ahí la presunción de que podría estar vinculado al narcotráfico. Pero es una presunción. Fue tremendamente loco decir que el atentado tenía que representarme “, dijo. La defensa de Telleldín dijo en el tribunal que la venta fue por $ 11.500, precio de mercado de 1994, y que no obtuvo ningún otro beneficio económico. Los acusadores sostuvieron que cambió varias veces su versión sobre cómo vendió el vehículo, lo que entendieron como un elemento más de su culpa.

Los jueces Basso, Ríos y Canero ratificaron ayer que el atentado a la AMIA fue un acto de lesa humanidad y rechazaron todas las nulidades solicitadas por la defensa Telleldín. Las causales y la absolución se conocerán el 26 de marzo a las 5:00 pm de la Fiscalía y de las denuncias se deduce que apelarán a la Cámara de Casación. AMIA-DAIA ya lo ha hecho público. “Las abundantes pruebas aportadas en el proceso que se siguió a los imputados tuvieron la contundencia y pertinencia necesarias para poder condenar a quienes, con sus hechos, colaboraron para que se llevara a cabo el ataque”, dijeron en un comunicado.

El caso AMIA tuvo otro juicio. Se debió a irregularidades en la investigación judicial, incluido el pago de los 400 mil dólares a Telleldín. En ese proceso Telleldín fue condenado a tres años y medio de prisión. También el ex juez Galeano -antes destituido como magistrado- a seis años, el exjefe de la SIDE Hugo Anzorreguy a cuatro años y seis meses, y los exfiscales Eamon Mullen y José Barbaccia a dos años. El expresidente Carlos Menem fue absuelto. La Cámara de Casación está examinando las condenas y absoluciones.

Los funcionarios estatales encargados de investigar el atentado – Poder Judicial y Poder Ejecutivo – fueron condenados por desviar la investigación. Quizás haya parte de la respuesta a por qué luego de 26 años y medio no hay responsables del ataque a la AMIA y los familiares de las víctimas no tienen respuesta.

Seguí leyendo:

Atentado a la AMIA: Carlos Telleldín fue absuelto

Related Articles