Foreign Policy

“¿Se puede patentar el sol?” Así es como se ‘distribuye’ la vacuna COVID

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, recibe la vacuna Pzifer. INSTAGRAM

El virólogo Jonas Salk presentó en 1955 su vacuna contra la poliomielitis. Cuando fue entrevistado por televisión le preguntaron a quién pertenecía la patente. “Bueno, le diría a la gente. No hay patente. ¿Se puede patentar el sol? “Dr. Salk respondió. Podría haberse hecho millonario con su vacuna pero prefirió donar su trabajo al mundo, salvando así millones de vidas. Es posible que su comportamiento sea considerado, desde el marco cultural ultracapitalista actual, como una extravagancia. Sin embargo, el Dr. Salk no está solo.

Las voces para hacer accesible a todos la vacuna contra el COVID-19 se multiplican, aunque tienen poco eco entre los medios y la clase política. Ya que India y Sudáfrica Ha surgido una iniciativa para suspender los derechos de propiedad intelectual relacionados con las vacunas contra el coronavirus. La idea de universalizar la vacuna ha el apoyo de 99 de 164 países de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En términos generales, el Parlamento Europeo apoya la medida (la Unión Europea, oficialmente, no lo hace), así como ONUSIDA (la agencia de las Naciones Unidas para el SIDA) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. El propio director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom GhebreyesusDijo el viernes pasado que quiere que “cualquier avance científico” beneficie a todos los países. Además, cerca de 400 ONG enviaron cartas a cada estado miembro de la OMC en busca de su apoyo. Sin embargo, algunos de los países más ricos del mundo se oponen a la iniciativa: Australia, Brasil, Canadá, Japón, Noruega, Suiza, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea. La OMC, inmersa en este dilema, ha decidido aplazar su decisión sobre una posible suspensión de sus normas sobre propiedad intelectual, ya que Fundación Salud por Derecho.

Conforme esta base, nueve de cada diez personas en países pobres no tendrán acceso a la vacuna contra COVID-19 en 2021. En contraste con esa cifra está la acumulación de dosis por parte de las naciones más ricas, que han comprado el triple de vacunas necesarias para inmunizar a su población. España, por ejemplo, ha aprobado la compra de 140 millones de dosis, suficientes para inyectar a 80 millones de personas. El ministro de Salud, Salvador Illa, explicó que este monto se debe al compromiso del Gobierno de abastecer a terceros países en un marco de cooperación internacional. El Primer Mundo prefiere donar para compartir sus conocimientos.

España no se pronuncia oficialmente

Otra de las ONG más beligerantes por conseguir la suspensión de patentes es Médicos Sin Fronteras. “La vacuna COVID-19 no debe ni puede comprender las patentes o los beneficios farmacéuticos. La salud y la vida de las personas deben ser lo primero ”, afirman en su sitio web. La organización ha enviado una carta al presidente español, Pedro Sánchez, para fomentar un cambio en la posición de la Unión Europea. En su carta, le recuerdan “el paso valiente” que dieron los gobiernos hace 20 años para promover el uso de medicamentos genéricos asequibles contra el VIH / SIDA.

En el Reino Unido, hoy, la población ya está siendo vacunada. ¿Cuándo pueden hacerlo en África? Director de ONUSIDA, Winnie Byanyima, ve un paralelo entre COVID-19 y los primeros días del SIDA: “El tratamiento solo estaba disponible para los ricos, mientras que los países más pobres tuvieron que esperar años”.

Por el momento, el gobierno español no ha mostrado ninguna intención de apoyar oficialmente la propuesta de India y Sudáfrica, aunque ha realizado numerosas declaraciones a favor del necesario “acceso universal” a las vacunas. Es decir, hasta ahora, son solo declaraciones.

Grandes negocios

Uno de los empresarios / filántropos que se ha movilizado para llevar la vacuna a los países pobres es Bill Gates, a través de un proyecto llamado Covax. “Su estrategia a largo plazo es que las empresas privadas controlen el suministro”, explicó Brooke Baker, profesora de la Northeastern University, en las páginas del New York Times. “Nos presionan, nos acorralan para que paguemos”, se quejó en el mismo medio el ministro de Salud ecuatoriano, Juan Carlos Zevallos, sobre la iniciativa Covax. “No tenemos la opción de elegir la vacuna que preferimos usar. Será el que nos impongan ”.

Según el plan de Covax, solo el 20% de la población de los países pobres podrá vacunarse el próximo año. Y algunas predicciones hablan de eso hasta 2024 no habrá suficientes vacunas para todos.

Si bien hay docenas de vacunas en desarrollo, la de Pfizer / BioNTech está liderando el camino en la carrera mundial por la inmunización. Se administra en dos tomas y su precio (para ambas) ronda los 25 euros. La compañía espera superar los mil millones de dosis distribuidas durante 2021.

Los precios de las diferentes vacunas ya disponibles salieron a la luz mediante un tuit de la Secretaría de Estado de Presupuesto y Consumo de Bélgica, Eva De Bleeker. El mensaje solo se publicó en la red durante media hora antes de ser eliminado por el revuelo causado. Tiempo suficiente para conocer las cifras que maneja la industria farmacéutica. A primera vista, sorprende la enorme diferencia de precio entre unas vacunas y otras:

AstraZeneca: 1,78 € Johnson & Johnson: 6,93 € Sanofi / GSK: 7,56 € Curevac: 10 € Pfizer-BioNTech: 12 € (por cada dosis) Modern: 14,68 €

Esos son los precios europeos, inalcanzables para los países pobres.

Según un estudio de la Northeastern University, el acceso a la vacuna podría estar relacionado con la mortalidad por coronavirus: si no se acumula, se salvan más vidas (también en países ricos).

Los investigadores han trabajado con dos escenarios: en el primero, 50 países ricos compran los primeros 2000 millones de dosis; en el segundo, la vacuna se distribuye según el número de habitantes y no según su poder adquisitivo.

En la primera hipótesis, las muertes por coronavirus se reducirían en un 33% en todo el mundo. En el segundo, ese porcentaje se elevaría al 61%.

Este artículo se publica gracias a miles de personas como tú.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que rechaza los anuncios de Ibex35, la publicidad que objetiva a las mujeres y los infomerciales encubiertos.

Desde 2012 apostamos por el periodismo de investigación, el análisis y la cultura. Y sobre todo nos comprometemos contigo, a informarte sobre los temas que te preocupan.

Ayude a financiar el periodismo que lo representa. Haz una donación desde 5 euros.

Haz una donación

Related Articles