Geopolitics

¿Qué significan las acciones de Pakistán en Gilgit-Baltistán?

Por Niranjan Marjani, Analista político e investigador de Vadodara, India.

El 1 de noviembre, el primer ministro paquistaní, Imran Khan, anunció que su gobierno otorgará el estatus de provincia provisional de Gilgit-Baltistán. Si bien esta medida generará más tensiones en sus relaciones con India, esta acción tendrá implicaciones más allá de las relaciones bilaterales entre India y Pakistán.

La región de Gilgit-Baltistán es importante tanto desde un punto de vista bilateral como multilateral. Es necesario considerar la disputa entre India y Pakistán sobre Jammu y Cachemira, el estatus de Gilgit-Baltistán y el contexto actual de la acción de Pakistán.

La disputa entre India y Pakistán por Jammu y Cachemira

En 1947, los británicos separaron Pakistán del territorio indio. Así, dos países nacieron como producto del dominio colonial británico en India. En el momento de la independencia había más de 500 estados principescos y Jammu y Cachemira era uno de ellos. Todos los estados principescos se fusionaron con la India después de la independencia. Solo Jammu y Cachemira habían permanecido independientes.

En octubre de 1947, Pakistán atacó ambas regiones con la intención de anexarlas. Tras el ataque, el entonces gobernante de Jammu y Cachemira, Maharaja Hari Singh, firmó el Instrumento de Adhesión con la India.

Maharaja Hari Singh

Tras la adhesión, India envió tropas para expulsar al ejército pakistaní. Sin embargo, a mitad de la guerra con Pakistán, el primer ministro indio, Jawaharlal Nehru, se acercó a las Naciones Unidas para resolver el problema. Naciones Unidas ordenó a ambos países que se detuvieran donde estaban en ese momento. Debido a estas órdenes, Pakistán terminó ocupando una parte de Jammu y Cachemira. La Cachemira ocupada incluye la región a la que Pakistán se refiere como Azad Cachemira (Cachemira independiente) y Gilgit-Baltistán.

Durante los últimos 70 años, Pakistán ha librado cuatro guerras con India, en 1947, 1965, 1971 y 1999, siendo derrotado en todas estas ocasiones. Con lo anterior en mente, Pakistán ha recurrido a atacar a la India a través del terrorismo transfronterizo durante los últimos 30 años. La continua agresión de Pakistán en Jammu y Cachemira es el mayor impedimento para una solución pacífica de esta cuestión.

Estado de Gilgit-Baltistan

Antes de la independencia de la India, Jammu y Cachemira estaban bajo el dominio de los Dogras, el clan al que pertenecía Maharaja Hari Singh. Maharaja había arrendado la región de Gilgit-Baltistan, una parte de Jammu y Cachemira, a los británicos en 1935. En el momento de la independencia de la India, los británicos entregaron Gilgit-Baltistan a Maharaja. El rey envió al mayor William Alexander Brown como su representante, pero Brown se rebeló y se negó a entregar la región, poniéndose del lado de Pakistán y tomando el control administrativo del área.

En conclusión, desde 1947 se encuentra bajo la ocupación ilegal de Pakistán. Durante décadas, Gilgit-Baltistan ha enfrentado una severa opresión a manos del gobierno invasor. Se supone que la medida otorgará el estatus de provincia, que protegerá la región bajo la constitución paquistaní al facilitar la representación en el parlamento. Sin embargo, el pueblo de Gilgit-Baltistán se opone a la decisión de Pakistán de otorgarle el estatus de provincia a la población.

Gilgit-Baltistan es también una región de importancia estratégica. Se encuentra cerca de China, Afganistán y Asia Central. En la antigüedad, varias rutas comerciales han pasado por este lugar.

El problema se complica aún más por el hecho de que Pakistán ha cedido ilegalmente 5.180 kilómetros cuadrados del territorio a China. Mientras busca cambiar el estado de Gilgit-Baltistán, este problema continuará aumentando las tensiones entre India, Pakistán y China.

Contexto actual de las acciones de Pakistán en Gilgit-Baltistán

Las acciones de Pakistán en Gilgit-Baltistán pueden verse desde dos perspectivas. Uno son los movimientos de la India para integrar Jammu y Cachemira en su estado, y el otro es el ángulo de China sobre este tema.

El 5 de agosto de 2019, India derogó el artículo 370 de su Constitución. Este artículo otorgó un estatus especial a Jammu y Cachemira, pero al mismo tiempo impidió la integración del estado en India, ya que hubo muchas disposiciones que crearon una división entre India y Jammu y Cachemira. Tras la derogación de este artículo, el estado de Jammu y Cachemira se dividió en dos Territorios de la Unión: Jammu y Cachemira y Ladakh. La acción de Pakistán con respecto a Gilgit-Baltistán podría verse como una respuesta a la de India.

Pero el ángulo de China es más dominante en el contexto actual. Hay varios factores involucrados en esta perspectiva. Gilgit-Baltistan es la única conexión territorial de Pakistán con China. El Corredor Económico China Pakistán (CECP), uno de los proyectos de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, cruza Gilgit-Baltistán. El CECP conecta la provincia china de Xinjiang con la provincia de Baluchistán a través de Gilgit-Baltistán. India se ha opuesto a CEPA por considerarla una violación de su soberanía.

China ha estado exigiendo el estatus de provincia para Gilgit-Baltistan de Pakistán durante muchos años. Debido al estado provincial, Pakistán podría tomar el control de la administración de Gilgit-Baltistan. Esto, a su vez, beneficia a China, ya que ha realizado una inversión de $ 60 mil millones en el CECP.

El enfrentamiento de China con India es otra razón para que Pakistán tome medidas en Gilgit-Baltistán. Desde mayo de este año, India y China han estado involucradas en un enfrentamiento fronterizo en Ladakh. Además, India ha acelerado la construcción de proyectos de infraestructura a lo largo de la frontera con China. Uno de esos proyectos es la carretera Darbuk-Shyok-Daulat Beg Oldie, que se encuentra cerca del área por la que pasaría el CECP propuesto. La construcción de esta carretera le da a India una ventaja estratégica sobre China y Pakistán.

También India ha estado desafiando a China en el dominio marítimo en la región del Indo-Pacífico. Más recientemente, participó en el ejercicio naval Malabar junto con Estados Unidos, Japón y Australia. La formación del Quad como contrapeso de China es una amenaza para las actividades expansionistas del gigante asiático en la región del Indo-Pacífico.

Actualmente, Pakistán se ha enfrentado a una considerable oposición a nivel mundial. Su apoyo al radicalismo y al extremismo religioso encuentra resistencia en muchos países del mundo. Con Francia alzando su voz contra el terrorismo islamista y el separatismo, ha habido llamamientos para que se impongan sanciones contra Pakistán.

De la misma manera, también está en la lista gris del Grupo de Acción Financiera, lo que le dificulta mucho la adquisición de fondos de organizaciones internacionales. Con su economía menguando, China es actualmente la única fuente para satisfacer sus necesidades económicas y estratégicas.

Con la geopolítica emergente a nivel regional y global, Pakistán es un instrumento en manos de China. Si bien India y Pakistán tienen problemas sin resolver, las acciones actuales de Pakistán sirven más al propósito de China que al propio Pakistán.

Related Articles