News

País logró evitar que los intereses “obscenos” de 2018 volvieran con la disaster precise

A pesar de mejores cifras, existe una alarma sobre la evolución de los valores a largo plazo

(CRHoy.com) A pesar de las dificultades económicas por las que atravesó el país este año por la crisis provocada por las medidas por la pandemia, y la estrechez que en algún momento se tuvo que captar la atención de los inversionistas, al final, el Tesorería cerrará este 2020 evitando un fantasma del pasado reciente: las tasas de interés “obsceno“.

La crisis que el gobierno de Luis Guillermo Solís con la brecha fiscal A finales de 2018 y principios de 2019 prácticamente agotó las fuentes de financiación interna. El gobierno incluso se quedó sin dinero para cubrir sus necesidades y eso llevó a la necesidad de recurrir a Letras del Tesoro como medida de emergencia.

Estos recursos limitados dispararon tasas de interés a precios que el entonces ministro de Finanzas, Rocio aguilar, descrito como “obsceno”.

El interés promedio ponderado de la deuda interna se acercó al 10%, aunque en determinados papeles de mediano-largo plazo se realizaron operaciones por por encima del 12%.

Este fue un temor presente este año, especialmente hacia mediados de 2020 cuando el país atravesaba los meses de mayores restricciones sanitarias y la situación económica llevó a la desaparición de inversionistas privados de la compra de títulos públicos.

Pero aunque algunas puertas de financiamiento estaban cerradas al gobierno, el exceso de liquidez a corto plazo de los bancos públicos permitió al Ministerio de Hacienda financiarse sin tener que sufrir las consecuencias de las altas tasas. Al final, los bonos adquiridos no superaron un promedio cerca del 7%, lejos de las “tasas obscenas” heredadas por la brecha fiscal.

Confirmado por el Ministro de Finanzas Elian Villegas En un foro organizado recientemente por FCS Analysis hubo unas negociaciones donde los postores exigieron un premio mayor para los valores, pero Hacienda se negó a aceptar esas ofertas precisamente para evitar que las tasas se dispararan y como ejemplo que el Ejecutivo aún tenía un buen espacio para estar. financiado.

“Cualquier gobierno que necesitara dinero habría salido a aceptar esos títulos de todos modos”, dijo.

En mayo el gobierno llegó a su mes estrecho con colocaciones internas del orden de ₡ 50 mil millones.

El acceso a los recursos mejoró hacia finales de año. En julio hubo colocaciones por encima de los ₡ 350 mil millones y en septiembre por encima de los ₡ 400 mil millones.

Este 2020 podrá cerrar el año empujado especialmente con financiamiento interno, y el respaldo de algunos créditos externos que lograron aprobación legislativa, así como por la redención de bonos.

Entonces, por ejemplo, mientras 2019 alrededor del 65% Del nuevo financiamiento provino de fuentes privadas, para este año más del 70% provino de bancos e intermediarios financieros, especialmente públicos, y un 15% adicional de entidades del sector público.

Lo que sucedió fue que la crisis ahuyentó al inversionista privado que prefirió ser más cauteloso con sus recursos, y las entidades financieras, por tener exceso de dinero debido a la baja colocación de créditos, recurrieron a bonos del Estado para invertir.

Es una tendencia que para el próximo año puede cambiar a medida que la economía y el crédito se reactiven. Los bancos públicos retrocederán un poco y el sector privado podría retomar su apetito inversor, según el economista. José Luis Arce antes de la consulta de CRHoy.

“Las condiciones de alta liquidez van a cambiar poco a poco, especialmente la liquidez disminuirá y si hay buenas señales de que la actividad económica se recuperará más rápido y la demanda de crédito un poco más de lo que esperamos, en el contexto, la El sector comenzará a competir más por el financiamiento… por eso el financiamiento externo también es importante, para eliminar la posibilidad de un apretón ”, dijo Arce.

La alarma sigue encendida

Si bien el promedio ponderado logró evitar el riesgo de tasas altas, una alarma sigue encendida: el largo plazo.

De acuerdo con los rendimientos reportados hasta la semana anterior, para los valores de mayor plazo existen tasas cercanas al 10%.

Para el economista Elio Rojas, aunque el promedio ponderado del 7% Octubre no parece tan alarmante, cuando el Gobierno lo coloca en la parte larga de la curva (plazo de 10 años), y a estos ritmos sí muestran la incertidumbre sobre lo que sucederá en el tiempo.

“Los agentes económicos Se han refugiado en el corto plazo, permitiendo que las tasas en colones sean muy bajas en la parte corta de la curva (3,30% a un año de plazo), pero esos fondos están ahí, precisamente para estar listos para ser convertidos en dólares o incluso peor aún, salir del país, en caso de que el tema fiscal se complique ”, dijo sobre el riesgo que representa la preferencia por el corto plazo.

Para el 2021, el gobierno tiene proyectadas necesidades de financiamiento cercanas a los $ 9.350 millones, lo que implicará recurrir en gran medida al mercado interno para obtener el dinero.

Haga clic para ver más noticias sobre:
Economía.

Related Articles