Politics

Nuestra coalición es la ciudadanía

Derrotar a la izquierda no es solo una unión política; es seguir los ideales con los que el uribismo ha combatido la corrupción, defendido la libertad, la seguridad y la democracia en Colombia. Esas banderas son las que nos han mantenido del lado de la ciudadanía, alejados de la politiquería, y donde hemos sido la inspiración de que en la política es posible hacer grandes transformaciones sociales. Formar una coalición con algunos miembros del Equipo por Colombia es traicionar esos principios ya nuestro electorado.

La Selección por Colombia nos recuerda la Unidad Nacional. Coalición creada en 2010 para apoyar a Santos, y con la que cogobiernó el país durante ocho años. De 2010 a 2014 se perdió el debate político en el Congreso. Las reformas constitucionales y las leyes ordinarias fueron aprobadas expresamente, sin ningún tipo de contradicción, y sin que nadie estudiara los artículos. Una democracia sin oposición. Solo algunos académicos y periodistas levantamos la mano contra las barbaridades que se convirtieron en leyes, pero ni siquiera los medios de comunicación se interesaron. Pero los ciudadanos sí exigieron democracia, y no olvidaron el éxito social de los dos períodos de Uribe. El Congreso pasó de 46% de aprobación en 2009 a 69% de desaprobación en 2014.

El Centro Democrático, partido fundado en 2013, obtuvo más de 2 millones de votos para el Congreso de 2014. El uribismo silencioso llevaba cuatro años esperando nuevamente el liderazgo del presidente Uribe. Aun así, la Unidad Nacional tenía el 69% del Congreso, y siguió usando la politiquería para aprobar sus leyes, pero esta vez con voz en la oposición, la nuestra, que generó debate nacional y donde la ciudadanía se sintió representada. En 2018, regresamos al Congreso y ganamos la mayor votación de un partido político con 2,5 millones de votos.

Los uribistas saben que pueden confiar en su partido. Este es el partido de las grandes causas, y tenemos nuestro electorado que no está entregado a la política. Hemos ganado elecciones solo con los nuestros, y lo seguiremos haciendo. El uribismo ganó las elecciones presidenciales de 2002 en primera vuelta con el 52,9% y casi 5,7 millones de votos. Ganó las elecciones presidenciales de 2006, también en primera vuelta, con el 62,5% y más de 7 millones de votos. Ganó las elecciones presidenciales de 2010 en la segunda vuelta con el 69% y 9 millones de votos. Ganó el plebiscito contra los acuerdos de La Habana en 2016 con el 50,2% y 6,4 millones de votos. Ganó las elecciones presidenciales de 2018 en la segunda vuelta con el 53,9% y más de 10 millones de votos.

Oscar Iván Zuluaga es un hombre honesto con toda la experiencia y confianza de la base para dirigir este país. Economista que dirigió la confianza de los inversionistas, la cohesión social y la promoción del sector productivo como Ministro de Hacienda durante el gobierno de Uribe. Nombrado el mejor ministro de América Latina durante la crisis económica mundial de 2008. Un hombre que defiende la seguridad, la libertad y la democracia. Un uribista que obtuvo cerca de 7 millones de votos en las elecciones presidenciales de 2014.

#SoyUribista porque creo en el trabajo con la ciudadanía, la política de opinión y la defensa de la democracia. Ganaremos las elecciones de 2022 con la mayor votación de la historia.

Related Articles