News

Los platos del hambre llaman a las puertas del Ayuntamiento de Madrid

No había mucha gente a las puertas del Área de Gobierno de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid, pero en esas manos se concentraron miles de historias de familias necesitadas, personas hambrientas y sus necesidades básicas insatisfechas. De tripas que rugen al plato vacío, de lágrimas porque la ayuda tantas veces prometida desde lujosas oficinas y cafés humeantes, nunca llega allí, donde más se necesita.

Había gente de Carabanchel, Alto el Bajo y todos. De Latina y Vallecas, de Tetuán y Moratalaz, gente que vino a representar a entidades sociales y otros, vecinos y vecinos que saben que la cola del hambre es mucho más que un titular en la portada de un diario. “Que vengan al barrio, que vengan y vean cómo está la gente”, reclaman unas y otras voces.

“Estamos aquí porque es nuestra obligación como ciudadanos, conscientes de la situación que vive Madrid, y también somos protagonistas, llevamos siete años trabajando con familias en exclusión y durante la pandemia hemos alimentado a 1.800 familias, más de 24.000 personas y 650.000 kilos de comida ”, describió José Luis, de la Red Popular Solidaria de Latina Carabanchel. Estamos muy impactados por las declaraciones del Villacís o es una mentirosa empedernida y no sabe el Ayuntamiento dónde está o practica la aporofobia, un producto de estar con Vox, y los pobres le repugnan. El Ayuntamiento no tiene ninguna subvención para nada, ¡es mentira! No puede haber duplicación cuando no tienen elementos de nada. Lo único que da son becas para los niños y la tarjeta de comida prometida que le copian a Tetuán de la anterior administración, no han podido ponerla en funcionamiento ”, resaltó.

“Lo único que da el Ayuntamiento son las becas para los niños y la tarjeta de comida prometida que le copian a Tetuán de la anterior administración, no han podido ponerla en funcionamiento”

Las recientes declaraciones de la teniente de alcalde de Madrid, Begoña Villacís, asegurando que el Ayuntamiento tiene una “manga ancha” con familias que reciben ayudas municipales y también recurren a la asistencia vecinal han caído “muy mal” entre los que están en la calle luchando contra la pandemia. “Prácticamente todas las personas que se han visto en esas colas son personas que ya están siendo atendidas por el Ayuntamiento”, reprochó el representante de Ciudadanos en el gobierno local.

Madrid pasa hambre 2

Como muestra de protesta, entidades y vecinos dejan platos vacíos en el Área de Gobierno de Familia, Igualdad y Bienestar Social
Pablo ‘Pampa’ Sainz

“Lo que hace Villacís es sembrar dudas, una respuesta fácil para mentes tranquilas. Nuestras familias todas vienen de pasar por servicios sociales, todas tienen el certificado de exclusión alimentaria, todas están registradas por el Ayuntamiento. La Renta Vital Mínima, ¿qué obtienes con los 456 €? Cuando por una habitación de mierda te cobran entre 250 y 300 euros. Estamos hablando de miseria. El problema es que los servicios sociales no están haciendo su trabajo, sino una labor investigadora porque todo el que viene a pedir algo tiene la presunción de culpa, de que va a ser un ladrón, un estafador. Es todo el tiempo para perseguir que se cumpla, que ese rol o el otro, y realmente no hagan el trabajo de reintegración, de trabajar con las familias, empoderarlas, ver una solución, que es lo que hacemos entre nuestras redes. ”, Respondió José Luis.

En la misma línea se manifestó Pilar, una vecina de Orcasitas, quien fue una de las primeras en llegar a la protesta con un plato vacío como señal de esas casas donde no hay comida. “Vengo porque no hay derecho a que familias muy necesitadas, con personas mayores, con niños, que son abandonados directamente por el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, queden desatendidas”. “Las residencias de ancianos están siendo abandonadas, mucha comida que le dieron a las asociaciones, concretamente a la de Orcasur le dieron 15 y la han retirado sin explicación alguna. Quitan los subsidios y no justifican la razón, por eso estar aquí es para exigir que se cuide a estas familias, que no las abandonen, por favor ”, afirmó.

“Los servicios sociales no hacen su trabajo, sino una investigación porque todo el que viene a pedir algo tiene la presunción de culpa, que va a ser un ladrón, un estafador”.

Pilar también se mostró “indignada” con las declaraciones de la teniente de alcalde. “Lo que dijo es una mentira, una forma vil de justificarse. Esa señora que viene a los barrios y va a la puerta de las asociaciones, que ve gente que va a pedir comida. Es una forma de cubrir las necesidades reales de los barrios humildes y populares, como la zona sur de Madrid. Te hierve la sangre porque estás viendo las necesidades y viendo a esos cuatro voceros basura en la televisión diciendo que todo está bien, que no hay problemas. Bueno, para poner un kilómetro y medio con luces de la bandera de España, hay, pero no para alimentar a la gente ”, cuestionó.

Charo, de la Asociación de Mujeres de Carabanchel Alto cree que el Ayuntamiento “con toda su cara dura puede negar la realidad de cómo es la gente porque no visita los barrios”. Actualmente están atendiendo a más de 200 personas “pero no solo con alimentos, sino también con el apoyo necesario para solicitar ayuda”, aclaró.

“También ayuda llenar toda la documentación porque los propios trabajadores sociales, que son los que deberían poder ayudar, ya que han recortado tanto, no ahora sino desde hace mucho tiempo, son pocos para esta emergencia. Luego los propios vecinos se ayudaban por los ingresos mínimos vitales, los Ertes y todos esos trámites ”, explicó. También tuvo palabras para el teniente de alcalde, a quien pidió“ ponerle bozal, no mascarilla, bozal.

“Te hierve la sangre porque estás viendo las necesidades y viendo en la televisión esos cuatro voceros basura diciendo que todo está bien, que no hay problemas”

“No tienen derecho a poder hablar por hablar, sin hacer nada, sin saber por qué no bajan al sitio a ver la realidad de la gente. No ven personas que lloran porque nunca imaginaron encontrarse en esta situación, personas que están pasando por un momento muy difícil y se avergüenzan de no poder ayudar a su familia, con sus carreras. La persona que dice que hay gente que está abusando es indecente ”, concluyó Charo.

Todas las personas consultadas coinciden en que “la situación empieza a empeorar, de verdad tenemos que hablar de hambre”. Según sus experiencias entre octubre y noviembre, no ha dejado de aumentar el número de familias necesitadas que se acercan a las entidades sociales.

Related Articles