Foreign Policy

Los católicos franceses toman las calles para protestar contra el cierre de los templos

|

Una supuesta ‘segunda ola’ de casos de Covid ha llevado al gobierno de Macron a prohibir las misas en Francia y restringir la celebración de bodas y funerales tanto como sea posible. Los católicos franceses han reaccionado con marchas y protestas en varias ciudades.

Este pasado fin de semana, los fieles se han ido de casa desafiando las nuevas medidas del gobierno de Macron para reunirse frente a las iglesias a rezar, exigiendo en silencio su derecho al culto tras los ataques islamistas anticristianos de las últimas semanas.

De Nantes a Versalles, los fieles subrayan con su desafío a las regulaciones de las autoridades que no permitirán pasivamente que se les quite lo que consideran más preciado; Dicen con su actitud, como los mártires romanos de antaño, “sine dominico non possumus”.

Muchos incluso han llevado el desafío a las redes sociales, mostrándose en estas manifestaciones que violan la legalidad reciente, asumiendo el riesgo de sanción por oponerse a una ley que consideran inicua.

También han creado la etiqueta #oursoulsmatter -Our Souls Matter- en las redes sociales, a imitación de la popular #BlackLivesMatter.

Entre los obispos ha habido algunos que intentan mirar alrededor del nuevo decreto para encontrar lagunas o interpretaciones que permitan un cierto espacio de libertad religiosa. Así, ha escrito el obispo de Bayona, Marc Aillet: “Nada impide que los sacerdotes celebren la Santa Misa en los lugares de culto que permanecen abiertos, y nada impide que los fieles entren individualmente en las iglesias. Es la organización de ceremonias religiosas lo que se considera sospechoso ”.

Related Articles