News

La presión del dólar comienza a ceder terreno: ¿será sostenible?

El tipo de cambio retomó la tendencia a la baja, pese a la incertidumbre generada por la situación fiscal

(CRHoy.com) Después de alcanzar su punto máximo el 11 de noviembre, cuando los ciudadanos tuvieron que desembolsar ₡ 616.58 según el promedio del Banco Central, el tipo de cambio parece estar perdiendo terreno, al cierre del viernes en ₡ 605,99.

Las presiones parecen haber disminuido, tanto que durante la semana que acaba de pasar no fue necesaria la intervención del Banco Central en el Mercado de Divisas (Monex).

Esta es la primera semana que la Central no opera en ese mercado, desde la tercera semana de septiembre.

Al contrario, la última semana de Octubre y dos primeros de noviembre Representaron los momentos de mayor tensión con intervenciones récord en lo que va de año. Una presión que venía aumentando desde finales de septiembre.

¿Volverá el tipo de cambio a la “normalidad” anterior, por debajo de ₡ 600?

Lo primero que debe recordar es la fuente de la presión. Tanto el presidente del Banco Central Rodrigo Cubero como varios analistas han coincidido en que los efectos adversos de la pandemia (menor entrada de divisas provenientes del turismo y la inversión extranjera, por ejemplo) Había que añadir una condición muy concreta: la noticia de que Costa Rica dejaba en el congelador la opción de acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) en busca de ayuda.

La decisión fue tomada por el gobierno el 4 de octubre. Inmediatamente, la segunda semana de es decir, se empezaron a sentir presiones que dispararon hacia el última semana de octubre, cuando los mercados y todos estaban llenos de incertidumbre.

Esto provocó que en octubre, por primera vez en todo el año, las ventas mensuales de dólares que realizaban los bancos e instituciones financieras en ventanilla fueran mayores que las compras.

La gente empezó a temer lo que podría pasar con sus dos puntos, y los que tuvieron la oportunidad decidieron “dolarización“.

Este ímpetu de dolarización puso en marcha el círculo vicioso: a mayor temor e incertidumbre de que el precio del dólar subiera, más gente se dirigía a comprar divisas y luego a frenar la demanda. produce mayor presión para aumentar el precio. Así es como el miedo se convierte en realidad, como explica el economista Alberto Trejos.

Tradicionalmente, las presiones de fin de año son más hacia un fortalecimiento del colon.

Aspectos como el pago de bonificaciones, las rentas de divisas por turismo y el pago de impuestos, hacen que el tipo de cambio caiga hacia finales de año.

Sin embargo, estas son presiones que aún persisten. El turismo sigue generando poco, todavía hay impacto en las inversiones y se espera que los pagos por bonificaciones e impuestos sean menores por los efectos de la crisis.

Francisco de Paula Gutiérrez, exministro de Hacienda, afirmó que estos son elementos a tener en cuenta. Aun así, piense en un tipo de cambio cercano a los ₡ 600 y que termine “moviéndose” entre ese monto y los ₡ 615 para lo que resta del año.

El Banco Central realiza una encuesta periódica a varios representantes de la Sector económico, especialmente en el sector empresarial, para medir sus miedos y proyecciones en diversos temas, uno de ellos es precisamente el tipo de cambio.

Según las respuestas del mes anterior, la mayoría no espera una fuerte devaluación del colón, a pesar de la incertidumbre.

Así, la proyección de seis meses de estos actores es que el tipo de cambio aumentará en promedio uno 1,8% y solo 2,9% a los 12 meses.

En términos reales, de abril a octubre la variación fue del orden del 9%, aunque desde el 11 de noviembre, cuando alcanzó su punto máximo, hasta el viernes pasado, ese porcentaje ya ha caído un 1,7%.

En el mundo de los economistas una de las frases favoritas es que “no hay nada más nervioso que un billete de 100 dólares”.

El miedo o la confianza que las decisiones que tome el gobierno en relación a la mesa de diálogo y el FMI puedan generar en los próximos días, jugará un papel trascendental en determinar el comportamiento de esta moneda, y determinar si las respuestas de los empresarios a la Central. Banco terminan cumpliéndose o yendo por la borda.

Related Articles