Politics

La gran jugada de Cabecita Rodríguez por el gol de Juan Escobar en Tigres ante Cruz Azul

En el partido de ida de cuartos de final, Cruz Azul llegó al Estadio Universitario con una nueva ilusión de romper la maldición de más de 20 años sin título. En cambio, los Tigres, el club más ganador de los últimos años, buscaban una nueva oportunidad para sumar su octava estrella.

La Máquina tuvo que ahuyentar a muchos fantasmas esta noche, como el derrumbado cierre del torneo, sus malas Liguillas del pasado y el partido perdido contra los felinos en el torneo regular. Sin embargo, los alumnos de Robert Dante Siboldi se habían preparado dos semanas para superar cualquier obstáculo.

Y así comenzó la primera parte, con los cementeros dominando el medio campo con una poderosa línea de cinco mediocampistas. El balón pasó por los calcetines azules, sin prestárselo a los locales.

Aun así, la primera jugada que dio de qué hablar no vino de los futbolistas, sino del cuerpo arbitral. El silbante se abstuvo de señalar penalti a favor de los visitantes, tras una posible falta de Nahuel Guzmán sobre Orbelín Pineda.

Fue hasta el minuto 30 para que las redes del volcán se movieran. Tras un pase largo, Jonathan Rodríguez tomó el balón y cortó hacia el centro del campo. Cruzó por Roberto Alvarado y asistió a Juan Escobar, que remató a Guzmán (0-1).

El gol despertó al equipo de Ricardo “Tuca” Ferretti. En los últimos quince minutos de la primera parte, los universitarios se apoderaron del balón, pero ninguno de sus ataques sirvió para marcar el primero de los locales.

Sin embargo, la intensidad del conjunto regiomontano no se detuvo al inicio del segundo tiempo y se vio recompensada con el marcador del empate. A los 46 ‘, Javier Aquino envió un centro largo y estirado al área, donde Guido Pizarro se impuso con un cabezazo para batir a Jesús Corona (1-1).

El impulso de los felinos siguió apareciendo con varias jugadas en la portería azul. Sin embargo, dejó su propio gol desprevenido y los capitalistas aprovecharon la desconcentración para salir adelante en las cartas.

Luis Romo, uno de los futbolistas más claros de Cruz Azul, envió un látigo desde su parte del campo para Cabecita, que estaba al borde del área. El máximo goleador del torneo recortó al centro y con una pequeña finta mandó al fondo del arco (2-1).

Los de la Sultana del Norte continuaron bajo presión dentro del campo de los de la Ciudad de México. Tuvieron que reducir la ventaja, porque la pendiente en el partido de vuelta en la capital del país sería compleja.

Pero la defensa celeste no dejó ni un centímetro para una jugada clara de los Tigres. Asimismo, la ofensiva celestial esperó el momento para rematar el partido y emerger por delante de una de las canchas más complicadas del fútbol mexicano.

El momento llegó en el minuto 70 de la mano de Orbelín Pineda. El volante ofensivo entró al área hasta la línea de fondo y, en el último centímetro del campo, envió un centro para Luis Romo. La contención disparó en dos tiempos y superó al portero argentino (1-3).

Información en desarrollo.

Related Articles