Geopolitics

La campana al gato del terrorismo yihadista

Por Yago Rodríguez

Poco nuevo puede decirle a un medio como The Political Room sobre la decapitación terrorista de un profesor francés. Sabemos que se trataba de un joven de 18 años de origen checheno y refugiado con su familia en Francia, que los datos del profesor fueron compartidos online por un padre “indignado” y que varios compañeros se encuentran ahora detenidos.

Más que este último evento debemos mirar la tendencia: hace unos años, allá por 2015 y 2016, estábamos escandalizados por este tipo de ataques, ahora en cambio hay frecuentes intentos de apuñalamiento, y ataques frustrados por parte de yihadistas y ni siquiera hay un debate político serio.

Estadísticamente hay dos verdades obvias: que la gran mayoría de los migrantes no comete ningún tipo de delito, pero que en comparación con los nacionales cometen un porcentaje más alto de cierto tipo de delitos.

Nos estamos acostumbrando al yihadismo como si siempre hubiera estado ahí …

Hay otras verdades obvias: no es normal que el Ministerio del Interior francés estime que hay 17.000 yihadistas y sus colaboradores en suelo francés, una proporción de 4 por cada 1.000 musulmanes si suponemos una población de 4 millones de musulmanes franceses.

Ahora bien, esto no debería llevarnos a perder la cabeza y criminalizar a todos, porque esa no es la forma de lidiar con los problemas estatales. Jordania, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos son países musulmanes que, sin embargo, tienen grandes grupos de población que son mucho más abiertos y no apoyan el terrorismo.

En el fondo es un problema social, un problema de transmisión de ideas, simpatías y valores.

En mi opinión, la pieza fundamental del terrorismo emergente en Europa Occidental pasa por precondiciones sociales sumadas a un marchitamiento: ese marchitamiento, ese incendio que lanza una cerilla a una pila de leña se llama Hermandad Musulmana, su nombre es clérigo radical, su nombre es Al – Qaeda, y se llama red social.

En Telegram la propaganda de los yihadistas corre como la pólvora y les permite enviar su mensaje. En Ripoll (Cataluña) un clérigo de origen marroquí planea un atentado en Barcelona utilizando una mezquita local como altavoz y mientras países como Arabia Saudí o Qatar financian o financian grupos de dudosa reputación.

Qatar apoya a los Hermanos Musulmanes, que tienen mezquitas en España, Francia o Alemania, y que difunden su mensaje fundamentalista escondiéndose detrás de la libertad religiosa. Pero es su mensaje el que acaba laminando y penetrando en la mente de muchos feligreses que niegan principios tan elementales como la libertad religiosa, la igualdad o la educación estatal.

Como era de esperar, la Fundación Eid (Sheik El Aid), fundada por la dinastía Al-Thani que gobierna Qatar, tiene vínculos con los Hermanos Musulmanes y el terrorismo hasta que ha sido considerada “la organización benéfica salafista más influyente del mundo”. De hecho, en España, los Hermanos Musulmanes suelen ir a la mezquita de Abu Bakr en el corazón de Madrid, en Cuatro Caminos, Tetuán.

Este tipo de organizaciones no actúan directamente contra nadie, pero difunden un mensaje extremadamente dañino a largo plazo que impide no solo la integración, sino la convivencia, ya que la interpretación más radical del Islam no puede convivir con los valores de una democracia sana.

Mucho más conocido es el caso de la mezquita M-30 asociada a Arabia Saudí, sobre la que ya han corrido ríos de tinta.

El general Al-Sisi en Egipto ha prohibido tales organizaciones, y en los Emiratos Árabes Unidos incluso han ilegalizado a los Hermanos Musulmanes. Si un país islámico proscribe ciertas organizaciones islámicas por su radicalismo, ¿no deberíamos considerar hacerlo aquí?

La alternativa para abordar las raíces del problema es dejarlo crecer, y hacer oídos sordos a una serie de problemas migratorios, económicos y yihadistas que se retroalimentan.

Solo podemos recomendar el artículo del analista Jesús Manuel Pérez Triana Europa: Lo peor está por llegar.

Leer más artículos de este autor

Related Articles