News

Hay señales de recuperación … pero no hemos salido del hoyo

Predicen que harán falta al menos dos años para volver a la situación económica de 2019

(CRHoy.com) La economía costarricense comienza a mostrar algunos signos de recuperación de manera más decisiva. Sin embargo, el país aún no ha salido del hoyo.

El impacto de la pandemia significó un golpe de alrededor 7% de la economía. Es como si el 7% de la torta se hubiera borrado de toda la producción, según el analista financiero y director de Análisis y Estrategia de FCS José Luis Arce.

La firma presentó este miércoles su último balance económico y fiscal del año, en el que ofreció un diagnóstico de lo sucedido y lo que nos puede esperar como país. Así, existen algunos indicadores que muestran que Costa Rica está comenzando a “mostrar la cabeza” del agujero que representó el shock pandémico, especialmente durante la primera parte del año.

Según proyecciones, para recuperar el nivel económico que tenía Costa Rica en 2019, deben pasar al menos 24 meses, según lo estimado por Arce.

Pero eso no significa que las cosas vayan a ser fáciles y que nos aguarde una tendencia de recuperación estable.

Debido a que esta no es una crisis típica, una proceso de recuperación atípico, donde algunos sectores son más dinámicos.

De hecho se espera que se cumplan algunas etapas. La primera fue la crisis provocada por el shock pandémico, la segunda -en la que nos encontramos- donde habrá indicadores de recuperación paulatina, y finalmente, cuando se haya superado el riesgo para la salud, se entrará en la etapa donde lo que quedará será Las cicatrices

Estas son cicatrices que serán difíciles de curar, incluido el retraso en el desempleo y situación fiscal.

“Eso hará que la recuperación a partir de 2021 sea lenta y difícil”, agregó Arce.

Estos son algunos de los indicadores que muestran esos signos de recuperación:

Los patrones de movilidad en el país han comenzado a ganar terreno, aunque aún permanecen en terreno negativo en comparación con antes de la pandemia.

El indicador que lleva la empresa Google muestra que desde agosto y especialmente a partir de octubre, visitas a lugares de trabajo, tiendas de alimentación, farmacia, comercio minorista y recreación.

En promedio, la movilidad se mantiene entre un 10% y un 20% más baja que hace un año, pero ya no son tan vertiginosos como el 80% que llegó a ser en abril.

Esta movilidad se traduce en mejores opciones para las empresas y el sector comercial en general.

2

Actividades económicas

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) que mantiene el Banco Central tiene un rezago en las cifras de alrededor de dos meses, pero en términos generales, hasta octubre mostró el golpe promedio de un 7% de contracción general de la economía, medido mes a mes en relación al año pasado.

Aun así, con los datos a octubre, hay sectores que ya comienzan a dar señales de avance, como la manufactura, transporte e incluso servicios de alimentación.

Sin embargo, hay otros como la construcción que persisten con una profunda crisis o el sector comercial que aún se encuentra relativamente estancado.

Al analizar las proyecciones según el índice económico, es claro que la recuperación en 2021 no será suficiente para alcanzar la tasa de crecimiento que existía para 2019. El shock pandémico representa una brecha de al menos un 7% en la economía.

El dinamismo que muestran las zonas francas es uno de los principales indicadores de bonanza que hoy se perciben.

El sector pasó de cifras de crecimiento negativas en abril a un crecimiento del 1,7% en septiembre pasado.

El dato aún está lejos del crecimiento de dos dígitos que trajo antes de la pandemia, pero demuestra ser uno de los motores que permanece encendido.

La situación es muy diferente en las empresas de régimen interno, donde la contracción sigue siendo cercana al 9% y no hay señales de mejora.

4

Recaudación de impuestos

Como resultado de que los índices de movilidad han comenzado a ganar terreno, también se han comenzado a percibir mejores cifras de recaudación tributaria, a pesar de que existe una brecha que deja la pandemia que actualmente es superior a las ₡ 460 mil millones en relación con el año pasado.

Para el segundo trimestre del año, recaudación de impuestos había caído un 30% mientras que para el tercer trimestre la caída se había acentuado un poco al acumular una caída del 11,1%.

Las cifras muestran una recuperación más notoria en algunos como los derechos de aduana y el impuesto al valor agregado (IVA), así como en el consumo selectivo.

Los datos evidentemente aún no se acercan a la colección promedio, (excepto IVA), pero sí señalan la tendencia creciente que exige el Estado.

El mercado laboral ha sido una de las mayores heridas abiertas con la crisis. El impacto de las medidas de cierre provocó la pérdida automática de más de 240 mil empleos en solo una cuarta parte por personas que estaban desempleadas.

Pero desde la reapertura económica, algunas posiciones se han ido recuperando. El número de desempleados se redujo ligeramente, pero la población activa y el número de ocupado también ha crecido.

“El mercado laboral es una cicatriz que nos va a afectar por mucho tiempo, no solo es el grupo de personas que no tienen trabajo, sino que dentro de los que sí tienen trabajo, hay uno de cada cuatro que está subempleado y eso son horas insuficientes de trabajo y por tanto en la retribución… eso es importante ”, dijo Arce.

Related Articles