News

GuraSOS pide al Gobierno Vasco que detenga la incineradora de Gipuzkoa

La asociación GuraSOS ha solicitado al Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco que cese la actividad en la planta de valorización de residuos de Zubieta, la incineradora de Gipuzkoa puesta en marcha en noviembre de 2019. Alegan que la autorización industrial caducó el 15 de noviembre y denuncian que ha sido revocado por Industria, un extremo que el departamento y la incineradora niegan.

En opinión de GuraSOS, la concatenación de malas prácticas y accidentes en este proyecto estrella del Partido Nacionalista Vasco ha derivado en una situación en la que afirman que las obras no se han terminado, se han producido vertidos de ríos tóxicos y, el 1 de septiembre , cuando el transformador arrancó el primer día que iba a generar electricidad, el núcleo explotó. Actualmente, el transformador está en Alemania para su reparación.

La planta de valorización recibe todos los residuos urbanos municipales de Gipuzkoa (unas 100.000 toneladas) para su incineración. Se esperaba que se recuperaran a partir del 1 de septiembre, cuando la incineración genera energía eléctrica que se vierte en la red eléctrica estatal.

Ocurre que el Gobierno Vasco ha fusionado los departamentos de Industria y Medio Ambiente en esta legislatura, dando lugar al Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, liderado por la ministra Arantxa Tapia. Las dos autorizaciones que necesita el incinerador para operar ahora dependen de este departamento. La ambiental fue renovada el 16 de junio por la ex Consejería de Medio Ambiente, organismo del que dependían las autorizaciones y fiscalizaciones del vertedero de Zaldibar. Dos días después, el 18 de junio, la inspección del ex Departamento de Industria encontró varias deficiencias y tomó minutos. La planta corrigió tres de las cinco deficiencias e Industria otorgó una autorización provisional hasta el 15 de noviembre, para que pudieran ser reparadas. Sin embargo, el 1 de septiembre explotó el núcleo del transformador y, además, días después, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil informó que están investigando a cuatro personas por delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente por su relación con el vertido ilegal de amoniaco en el río Arkaitzerreka, ocurrido en mayo.

Según Seprona, los técnicos “no le dieron importancia al vertido, por lo que no cumplieron con los trámites del propio Complejo Ambiental de Gipuzkoa”. La fuga duró cuatro días y consideran que pudo haber habido otra anteriormente.

Desde GuraSOS destacan que Zubieta recibió la autorización ambiental antes de que Industria realizara la inspección. Por otro lado, este tipo de gestión de residuos fue cuestionada por la Unión Europea el año pasado, según la directiva 2018/852, que insiste en que para preservar y mejorar la calidad del medio ambiente, proteger la salud humana y el uso adecuado de los recursos naturales. Se necesitan recursos para fomentar el reciclaje, en lugar de quemar residuos. El reglamento europeo de 1998 fomentó la incineración y la subvencionó, pero la Unión Europea ha cuestionado su eficacia y recortado los subsidios.

Related Articles