Geopolitics

Guía para entender el conflicto mapuche en Chile, Capítulo III, Parte three/three

Por Diego Duarte Valdivia

Capítulo I: comprensión del origen de las demandas y revisión histórica 1/2

Capítulo I: comprensión del origen de las demandas y revisión histórica 2/2

Capítulo II: La ventaja económica

Capítulo III: Las víctimas de la violencia en La Araucanía 1/3

Capítulo III: Las víctimas de la violencia en La Araucanía 2/3

Capítulo III: Las víctimas de la violencia en La Araucanía 3/3

.

El caso Luchsinger-Mackay

Uno de los casos más emblemáticos del conflicto mapuche es, sin duda, el asesinato del matrimonio Luchsinger-Mackay. El incendio provocado que se cobró la vida de esta pareja de ancianos no solo provocó indignación, sino que generó un nuevo lenguaje político para referirse a la violencia en La Araucanía: el terrorismo.

Como resultado de esta nueva definición, el gobierno y el estado de Chile utilizaron todas las herramientas a su alcance para encontrar y sentenciar a los culpables. Sin embargo, una serie de hechos y situaciones que marcaron tanto el juicio como la investigación, terminaron con un solo reo (en primera instancia) que, a día de hoy, sigue siendo una autoridad espiritual del pueblo mapuche y considerado por algunos como un “Prisionero politico”.

Según la versión de hechos aceptada por los Tribunales de Justicia, el 4 de enero de 2013 a la 1:15 am, Celestino Cerafín Córdova Tránsito (34 años) y un número indeterminado de personas arribaron a la finca Lumahue en Vilcún, donde Werner Luchsinger (75 años) y vivían su esposa Vivian MacKay (69 años), quienes fueron baleados luego de rociar la casa con combustible y quemarla con el matrimonio adentro, muriendo en el lugar carbonizado.

La mujer logró hacer llamadas telefónicas a su hijo Jorge y a la policía, cuyas tropas detuvieron a la machi Celestino Córdova pocas horas después. La machi fue detenida a 1.780 metros de la casa y herida de bala disparada por Luchsinger. La fiscalía lo acusó del delito consumado de incendio provocado por terroristas con resultado de muerte. El ataque ocurrió durante las acciones de protesta por el aniversario de la muerte de Matías Catrileo.

Luego del atentado que le costó la vida al matrimonio de ancianos, el presidente Sebastián Piñera se reunió con familiares del matrimonio Luchsinger MacKay en el lugar del atentado, con la casa humeante al fondo. Estuvieron presentes amigos y campesinos de la zona, quienes reprendieron al expresidente y expresaron su impotencia por la serie de hechos de violencia ocurridos en los últimos tiempos en La Araucanía, que se agravó con los atentados que provocaron tres muertes en esas últimas semanas.[1].

Celestino Córdova desarrolló su condición de machi a una edad temprana. Su estatus fue validado en diferentes declaraciones y comunicados firmados, no solo por su comunidad, sino también por comunidades de zonas emblemáticas como Ercilla y la Provincia de Arauco.

Vivian MacKay (69 años) y su esposo Werner Luchsinger (75 años).

Córdova proviene de una zona con historia: el “Lof Yeupeko”, en Padre Las Casas, el mismo que por muchos años ha tenido un conflicto de tierras con la familia Luchsinger. Las comunidades de ese sector, por un tiempo, fueron parte importante de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), antes de que ocurriera una ruptura en esa organización.[2].

En febrero de 2014, Celestino Córdova fue declarado culpable. Los jueces determinaron que el hallazgo del imputado a 1.750 metros del lugar de los hechos fue un poderoso indicio de participación. La decisión de los magistrados fue unánime, pero por mayoría de votos no atribuyeron el carácter terrorista al delito por el que se le imputa. El imputado fue absuelto de otro delito que se le atribuye: el ataque a la finca Santa Isabel, propiedad de la familia Seco Fourcade, ocurrido el 22 de diciembre de 2012, hecho que fue calificado como terrorista por el mismo juzgado. Córdova recibió una sentencia de 18 años de prisión.

Es la más alta emitida en el marco de los delitos asociados al llamado conflicto mapuche. El Ministerio Público, el Gobierno y los demandantes solicitaron prisión perpetua calificada (al menos 40 años de prisión) e invocaron la Ley Antiterrorista.

La Corte Suprema confirmó la sentencia de 18 años de prisión de Córdova, luego de rechazar un recurso de nulidad interpuesto por su defensa. Ese mismo día la machi hizo una huelga de hambre. Los jueces sopesaron las llamadas de auxilio de Vivian MacKay y su relato sobre la modalidad del ataque, el lugar donde está detenido Córdova, la conexión entre el momento en que comenzó el incendio y el momento en que fue sorprendido, la dirección del vuelo, su ropa, su rostro parcialmente cubierto y presencia de polen de tubérculos en sus zapatos, científicamente comprobado.

Asimismo, se tuvo en cuenta la herida de bala compatible con el disparo de una pistola de pequeño calibre hallada en el lugar de los hechos junto con un cargador vacío, “pero con signos de haber sido disparado”. Así, el máximo tribunal concluyó que Werner Luchsinger repelió el atentado, acción en la que hirió al condenado.

La machi Celestino Córdova, tres meses después de ser sentenciada, inició su primera huelga de hambre en el penal de Temuco solicitando ser trasladada a un centro penitenciario para estudiar y trabajar. Duró poco más de dos semanas. Luego, en enero de 2018 y en julio del mismo año, realizó otras dos huelgas exigiendo que se le permitiera visitar su rehue (altar mapuche utilizado en diferentes ceremonias) durante 48 horas, pedido que finalmente fue concedido por el Ministerio de Justicia. En ese tiempo. En 2020 realizaría otra huelga de hambre por las mismas demandas que volvería a aceptar el gobierno.

En marzo de 2016 formalizaron 11 presuntos coautores del crimen de Luchsinger MacKay, diez hombres y una mujer fueron detenidos como autores del delito de incendio provocado con resultado de muerte de carácter terrorista, el mismo que imputa la Fiscalía a Celestino Córdova. La mujer acusada era otra machi, Francisca Linconao (64 años).

Francisca Linconao estuvo en prisión preventiva durante meses mientras se realizaba la investigación en su contra. La machi negó su participación en los hechos desde el principio e incluso dijo que estaba siendo víctima de un montaje policial.

Finalmente, en 2018, la machi fue absuelta del delito del matrimonio Luchsinger-Mackay. Sin embargo, de las once personas imputadas, tres fueron condenadas y ocho absueltas. A lo que la machi respondió diciendo que estaba molesta por las condenas de las demás personas, afirmando que como ella, eran inocentes.[3]. Específicamente lo fueron; José Peralino, José Sergio Tralcal Quidel y Luis Sergio Tralcal Quidel, los condenados por el delito de incendio provocado[4]. Los hermanos Tralcal fueron condenados a cadena perpetua, mientras que Peralino fue sentenciado a cinco años de prisión[5].

Violencia rural

La violencia en la región no se limita solo a los abusos que sufren las comunidades mapuche. Durante 2018, hubo 207 delitos rurales en la región según la Fiscalía regional[6]. Estos delitos afectaron a empresarios, policías y ciudadanos.

Los hechos de violencia que han sufrido estas personas de las comunas de Vilcún, Galvarino, Victoria, Collipulli, Padre Las Casas, Angol, Ercilla, Temuco y Nueva Imperial, van desde incendios de sus propiedades y maquinaria hasta el robo de animales y herramientas de trabajo. En algunos casos, también brindaron servicios a la comunidad donde se ubicaban, como es el caso de la Corporación Educativa Trapilhue, o la generación de cupos de empleo para las Sociedades Agrícolas y las Sociedades de Construcción y Transporte.

Según un estudio realizado por el Think Tank Libertad y Desarrollo, que cuenta todos los casos cubiertos por la prensa desde 1990 a 2012 (1.330 hasta junio de 2015), estos se concentran especialmente en cortes de ruta, incendios, hechos violentos, hurtos, Manifestaciones urbanas (violentas y pacíficas) y toma de tierras que reclaman las comunidades indígenas. La violencia en la IX Región es un fenómeno que se ha ido intensificando, con los comportamientos sistemáticos y organizados de grupos violentos, que violan el estado de derecho y que han implicado graves daños a la propiedad pública y privada.

De acuerdo con la investigación de este Think Tank, estos hechos, que en su mayoría son liderados por hombres encapuchados, reflejan que durante el 2011 hubo un aumento de los hechos de violencia con relación al 2010. Además, aseguran que el 51% de los casos corresponden a ataques tanto a personas como al personal de Carabineros y daños materiales a la propiedad privada, como destrucción de plantaciones, cercas y puentes, seguidos de incendios (18%), toma de tierras (12%), manifestaciones urbanas (9%), cortes de energía vial (8%), y finalmente, la comisión de robos (2%).

El Multigremial de La Araucanía ha desarrollado un “Barómetro” desde 2009, elaborado a partir de las denuncias realizadas a Carabineros y Fiscalía, que mide las tipologías, intensidades y tendencias del conflicto en la zona. Según este Multigremial, su informe indica que en las comunas de Ercilla y Angol se registra el mayor número de delitos, como usurpaciones y ataques incendiarios.[7].

A continuación se muestran gráficos que explican los hechos de violencia ocurridos durante el primer semestre de 2019 y 2020:

En agosto de este año, y motivados por los hechos de violencia que se viven desde hace años en la zona, los principales sindicatos de camioneros bloquearon parcialmente diferentes rutas en Chile. Luego de una serie de atentados, durante el primer semestre de 2020 en la región de la Araucanía, varios sindicatos de camioneros pidieron un paro, a unos 600 km al sur de Santiago, donde existe una constante fuente de tensión por reclamos de tierras para las comunidades indígenas mapuche mayor grupo étnico chileno[8].

Desde abril de 2018, el gobierno chileno comenzó a elaborar un registro de víctimas de violencia rural, que incluye a personas naturales, empresas con fines de lucro y organizaciones sociales.

Con base en este registro, la Secretaría de Gobernación y Seguridad Pública gestiona iniciativas que contribuyen a la reposición de las actividades económicas y sociales que se vieron afectadas por los hechos de violencia rural en las regiones del Biobío, La Araucanía y Los Ríos. Estas iniciativas son implementadas y canalizadas por diversas organizaciones, tanto públicas como privadas, con las que existen convenios de colaboración.[9][10].

Con todos estos antecedentes, podemos concluir que la historia de las víctimas del conflicto mapuche está marcada, de manera muy dolorosa, por injusticias. La injusticia de la impunidad, la injusticia de no ser iguales ante la ley y la injusticia de no tener derecho a vivir en paz.

¿Es posible que el conflicto tenga solución? Y, de ser así, ¿cuáles son las formas de encontrar la paz?

En el último capítulo de nuestro especial responderemos estas preguntas.

[1] https://www.emol.com/noticias/Nacional/2017/10/25/880703/Cronologia-del-Caso-LuchsingerMackay-desde-el-ataque-a-la-absolucion.html

[2] https://www.tvu.cl/prensa/2020/08/16/quien-es-celestino-cordova-las-claves-en-la-historia-del-machi-en-huelga-de-hambre.html

[3] https://www.t13.cl/noticia/nacional/machi-francisca-linconao-estoy-molesta-porque-hay-personas-condenadas

[4] https://www.24horas.cl/nacional/machi-francisca-linconao-tras-ser-absuelta-estoy-muy-molesta-porque-hay-tres-personas-que-condenaron-2704686

[5] https://www.cnnchile.com/pais/caso-lucksinger-cadena-perpetua-para-luis-tralcal-quidel-y-jose-tralcal_20180611/

[6] https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2019/01/15/la-violencia-rural-en-la-araucania-es-una-falacia/

[7] https://www.multigremialaraucania.cl/multigremial-de-la-araucania/

[8] https://www.dw.com/es/chile-camioneros-bloquean-rutas-en-protesta-por-ataques-en-carreteras/a-54723197

[9] https://www.interior.gob.cl/programas-para-victimas-de-violencia-rural-de-la-araucania/

[10] http://www.intendencialaaraucania.gob.cl/noticias/21-victimas-de-violencia-rural-en-la-araucania-reciben-apoyo-economico-del-gobierno/

Related Articles