Geopolitics

Griega La Vitrola

En la calle Balocco, en un rincón entrañable con olor a historia, tradición y cultura, personas de todo el mundo tuvieron la oportunidad de disfrutar de momentos mágicos, gracias a un hombre brillante, con una asombrosa capacidad de trabajo, gentil, especializado en planificar, organizar, controlar la prestación de un servicio impecable, en uno de los restaurantes más tradicionales de Cartagena “La Vitrola”

Despedimos con tristeza a Gregorio Herrera, o como era conocido por sus invitados habituales como “Grego La Vitrola”, era amigo de todos. Pero, como decía Gabriel García Márquez: “La muerte no viene con la vejez, sino con el olvido”, y en Cartagena sin duda, nunca olvidaremos a esta perfecta anfitriona, siempre vestida de impecable blanco, que al llegar saludó nombres propios y invitó a todos a venir a la mesa como personas especiales.

Ir a La Vitrola y recibir la atención de Gregorio fue una experiencia maravillosa, exitosa y placentera cada vez. En particular, tanto con mi familia como con los invitados que, por amistad, trabajo o razones diplomáticas, tuve la oportunidad de invitar al restaurante, fue muy grato contar con sus sabias recomendaciones.

Siendo Embajador en Cuba, lo invitamos varias veces a visitarnos en La Habana, para lograr un intercambio de conocimientos y experiencias, pero en tres ocasiones, con cada agenda programada, tuvo que cancelarlas unos días antes del viaje, por motivos de trabajo. razones.

Recuerdo una oportunidad muy especial, en 2017 cuando compartimos con el historiador cubano Eusebio Leal (RIP) quien durante su visita a Cartagena me pidió que lo llevara a La Vitrola, allí junto a mi esposo Jorge, el vicepresidente Gustavo Bell, y sus respectivas esposas, disfrutamos de una velada muy agradable e inolvidable, con las mejores atenciones del mejor maître de Cartagena.

Cartagena, tuvo el privilegio de adoptar a Gregorio como un hijo inspirador, con mucho talento y liderazgo que contribuyó de manera invaluable para que los turistas se lleven un grato recuerdo de Cartagena y quieran regresar, a esta ciudad que tanto necesita gente con el servicio vocacional de nuestro apreciado “Grego”

Gracias por dar tanto de tu vida a Cartagena, extrañaremos mucho tus consejos, tu disposición y alegría, que sin duda quedará como una marca imborrable en nuestros corazones y en ese rincón del corral de piedra donde seguirás viviendo por siempre. .

Related Articles