Foreign Policy

Estreno ditirámbico del Hospital Isabel Zendal

Isabel Díaz Ayuso, seguida de otros políticos del PP, durante el paseo por las instalaciones del nuevo hospital. GORJEO

El presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, inauguró su obra magna: la nueva Hospital de Enfermería Isabel Zendal, dedicada a pandemias y catástrofes. De hecho, solo cortó, metafóricamente hablando, la cinta del pabellón 2, el único terminado de los cuatro pabellones que conformarán el conjunto. El líder nacional del Partido Popular, Pablo Casado, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-AlmeidaVinieron a arropar a la presidenta en su gran día.

Ningún partido de la oposición (excepto Vox) asistió al evento. El Ministro de Salud, Salvador Illa, fue invitado formalmente pero no estuvo presente. En representación del gobierno central asistió la secretaria de Estado de Salud, Silvia Calzón. “Deberíamos estar aquí todos juntos”, recalcó Casado para criticar estas ausencias. Mientras tanto, por el hospital Cientos de profesionales de la salud se reunieron para protestar por lo que consideran un despilfarro de fondos públicos y un atentado a sus derechos laborales.

El nuevo hospital, construido en el casco urbano de Valdebebas, ha estado en el centro de la polémica desde sus inicios. Aún no se conoce el costo oficial, en manifiesta omisión de sus obligaciones de transparencia por parte del gobierno regional. Sin embargo, se habla de 100 millones de euros, el doble de lo presupuestado inicialmente.

Tampoco se sabe con cuántos profesionales sanitarios trabajará. La Comunidad de Madrid impulsó la iniciativa individual de los trabajadores sanitarios. Para trabajar en el Hospital Isabel Zendal hay que solicitar voluntariamente un traslado. No se contratará a nadie más, solo se trasladará al personal de otras clínicas y centros de salud pública. Por el momento, 111 baños han solicitado trabajar allí. Durante la inauguración, mientras los políticos caminaban por los pasillos del nuevo complejo, no se pudo ver ni una sola bata blanca. “Es brutal, es brutal”, repitió el presidente ante el equipo técnico del nuevo hospital. Quién lo manejará es otro asunto.

El Isabel Zendal se ha construido en 100 días (al menos parte del complejo, que ha servido de justificación para su estreno mediático) y constará de 80.000 metros cuadrados y 1.000 plazas (de las que solo 248 ya estarían disponibles). “Ha tardado mucho”, comentaba, irónicamente, en un grupo de políticos relacionados con el PP durante el acto. “¡El próximo lo haremos en solo dos meses!”, respondió un colaborador de Ayuso. El evento se celebró entre risas.

Gritos de resignación

Afuera, los profesionales convocados por los sindicatos de la salud clamaban por la renuncia del presidente. Entre ellos, para apoyar sus demandas laborales, estuvo el portavoz de Unidos Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra |. El desembolso realizado por el gobierno de Madrid fue el principal objeto de sus críticas. “Esos 60 millones [la cifra manejada desde UP; hay varias] Podrían haberse utilizado para contratar trabajadores sanitarios con derechos, no como lo son ahora. Las plantas que actualmente están vacías podrían haberse abierto en varios hospitales públicos de Madrid ”, declaró Serra en Telemadrid.

En opinión de Serra, el nuevo hospital es un ejemplo de la política neoliberal y extractiva de fondos públicos implantada desde hace décadas en la Comunidad de Madrid. “Hay pisos vacíos en los hospitales porque ese es el modelo establecido por Esperanza Aguirre. Son los fondos buitre los que realmente dirigen la política sanitaria”, Aseguró Serra. “Es increíble que la izquierda ya no defienda la salud pública”, dijo, por su parte, la diputada regional de extrema derecha. Monasterio del Rocío.

Durante los discursos que siguieron al recorrido por las instalaciones, los políticos madrileños se elogiaron incansablemente por el trabajo realizado. El nuevo hospital es “Un orgullo” y “un icono de nuestra salud”, ilustró el consejero Enrique Ruiz Escudero. “Madrid nunca se detiene. Madrid no flaquea ”, declaró el presidente Ayuso, que había escrito los elogios con los que se cubría. En su opinión, el controvertido hospital está “Una bomba de oxígeno para inodoros”, “Un pulmón sanitario”, una “hazaña”, un centro “pionero en España y sin precedentes en Europa”. Es “maravilloso”, añadió para finalizar su intervención.

Su partido, desde hace semanas, alaba la iniciativa de Ayuso en una escalada que parece no tener fin. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, llegó a pronosticar desde su sede en el Congreso que el Hospital Isabel Zendal, dentro de 50 años, no tendrá más remedio que cambiar de nombre: “Pedirán que se llame Hospital Díaz Ayuso por la buena gestión del PP”. García Egea auguraba así una especie de borrado histórico de la nueva institución, que lleva el nombre de la enfermera que fue parte esencial de la expedición Balmis. Esa misión, iniciada en 1803, logró frenar el avance de la viruela en las colonias españolas mediante las primeras vacunas.

“Sorprenderá al mundo”

La propia Ayuso ha asegurado en numerosas ocasiones que su hospital “sorprenderá al mundo”. Los escépticos, obviamente, no escasean. Uno de ellos es Alberto Infante, Catedrático de Salud Internacional de la Universidad Carlos III y ex director de la Agencia de Calidad y Alta Fiscalización del Sistema Nacional de Salud. “No hay hospitales de pandemias. Esto va a asombrar al mundo “, declaró en los micrófonos de Cadena SER. “Los hospitales pandémicos son siempre instalaciones improvisadas. Lo que se hace es ampliar los servicios que ya existen o, si se construyen, se hace con una duración limitada, como se hizo en China. Por una sencilla razón: las pandemias no son predecibles. Basar la construcción de un hospital en esta idea y partir de un concepto equivocado ”.

“Lo que se debe hacer frente a una hipotética tercera ola es evitar que suceda. No aliente a que suceda y cree un hospital para cuando suceda. Esta no tiene pies ni cabezaAñadió Infante. La promoción de la pandemia a la que aludió está relacionada con las declaraciones del alcalde de Madrid, que en repetidas ocasiones ha animado a los ciudadanos a “tomarse unas cervezas” e ir al centro a ver las luces de Navidad.

El hospital es innecesario, según muchas voces especializadas, y ha costado una fortuna a las arcas públicas. Además, el gobierno de Ayuso ha hecho uso de la prerrogativa, excepcional debido a la pandemia, de contratación sin necesidad de anunciar un concurso público. De esta forma, ya ha adjudicado la seguridad del sitio a Ariete Seguridad SA, la Silvia Cruz Martín, ex teniente alcalde de Alcorcón con el Partido Popular.

El Hospital Isabel Zendal podría recibir a sus primeros pacientes la próxima semana.

Este artículo se publica gracias a miles de personas como tú.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que rechaza los anuncios de Ibex35, la publicidad que objetiva a las mujeres y los infomerciales encubiertos.

Desde 2012 apostamos por el periodismo de investigación, el análisis y la cultura. Y sobre todo nos comprometemos contigo, a informarte sobre los temas que te preocupan.

Ayude a financiar el periodismo que lo representa. Haz una donación desde 5 euros.

Haz una donación

Related Articles