Foreign Policy

El Volkswagen e-Golf eléctrico se despide para no volver nunca

Sabíamos que iba a suceder de manera inminente y la propia Volkswagen acaba de confirmarlo. La producción del Volkswagen e-Golf, la alternativa 100% eléctrica al popular compacto de Wolfsburg, acaba de cesar. Ha cesado en las instalaciones de Volkswagen en Dresde, la mítica “fábrica de vidrio” que estrenó el Volkswagen Phaeton hace más de 15 años. La razón por la cual el Volkswagen e-Golf deja su producción Ya se encuentra en las mismas instalaciones de producción y se llama Volkswagen ID.3.

Hace un tiempo lo confirmamos: no existiría un Volkswagen Golf eléctrico de octava generación. Y es que Volkswagen ya cuenta con un compacto eléctrico, construido sobre una plataforma dedicada a los coches eléctricos. Un automóvil que, junto con el Volkswagen ID.4, debería ser la columna vertebral comercial de Volkswagen durante gran parte de esta tercera década del siglo XXI. Verdaderamente, El Volkswagen e-Golf ha sido un coche algo peculiar, un coche lanzado como puente entre el Volkswagen Golf de siempre y el futuro 100% eléctrico de la marca.

El Volkswagen e-Golf es un automóvil eléctrico de una generación pasada. El ID.3 es un coche superior en todos los aspectos.

El Volkswagen e-Golf no es un coche diseñado desde cero como coche eléctrico, es un automóvil basado en la séptima generación del Volkswagen Golf. Su plataforma es un MQB modificado, y aunque el coche ha ido evolucionando durante los seis años que lleva a la venta, la realidad es que es un coche eléctrico limitado por su plataforma. Con una batería de capacidad bruta de 35,2 kWh y solo 232 km de autonomía WLTP, es un coche eléctrico compacto con una autonomía y capacidades claramente inferiores a las esperadas de un eléctrico del año 2020.

Para mostrar un botón: muchos coches eléctricos permiten hoy cargas de 100 kW o más. El Volkswagen e-Golf se mantuvo en 40 kW de potencia usando corriente continua. Sin embargo, era un coche con unas prestaciones correctas: hacía de 0 a 100 km / h en 9,6 segundos, con una velocidad máxima limitada a 150 km / h para conservar su autonomía. Aún así, es un automóvil que ha disfrutado de un buen desempeño comercial. Desde 2014 Volkswagen ha fabricado 145,561 unidades del Golf 100% eléctrico.

La octava generación del Golf no tendrá versiones 100% eléctricas, solo enchufables.

A partir del próximo año, la fábrica de vidrio de Dresde producirá ID.3 a gran escala. Será la segunda fábrica europea, después de Zwickau, en producir automóviles construidos sobre la plataforma MEB.

Galería de fotos de Volkswagen e-Golf

Fuente: Carscoops

Related Articles