Politics

El nuevo mapa del consumo de carne en Argentina: ¿cuánto y qué comeremos en los próximos años?

Infobae conversó con diferentes analistas sobre el estado actual y futuro del consumo de carne en Argentina (Isrock)

Argentina es un país “carnívoro” por excelencia, con una de las ingestas de proteína animal más altas del mundo, alrededor de 110 y 120 kilos por habitante y año, tema que se ha mantenido constante durante muchos años. Sin embargo, hubo un cambio en la proporción de carnes que comemos: hace 30 años el 85% estaba monopolizado por la carne de res, pero ahora el pollo casi lo ha igualado y el cerdo no para de crecer.

En este contexto, Infobae consultó a especialistas en el sector para explicar por qué ocurrió esta nueva estructura y cuál es la visión sobre cuántas y qué carnes consumirán los argentinos en los próximos 10 o 20 años y vislumbrar si las tendencias actuales continuarán o se darán un giro. nuevamente en nuestros hábitos alimenticios.

El especialista en mercado y consultor ganadero, Víctor Tonelli, indicó que hoy en Argentina se consumen 116 kilos por habitante y año, de los cuales 50 kilos son de res, entre 49 y 50 de pollo y 16 de cerdo. Pero esto no se quedará inmóvil, apuntó, sino que augura que “el cerdo crecerá 6 u 8 kilos más en los próximos 10 años, el pollo un poco más, pero no mucho más, y la carne de vacuno bajará”.

Inexorable

Según Tonelli, es “inexorable” que el consumo de carne vacuna en Argentina baje a “40 kilos en los próximos 10 años”, siguiendo una tendencia decreciente que ya tiene 30 años. Esa disminución, consideró, será capturada en un 90% por el cerdo y un 10% por el ovino. En estos cambios, explicó el especialista, “el tema económico en sí no se relaciona como un punto central, porque de hecho la carne de cerdo se encuentra en valores similares a la carne de vacuno, pero hay diversificación y un cambio en la cultura culinaria. La caída que proyecto para los próximos diez años no es un problema de precios relativos, sino un cambio de hábitos y una reposición en la variedad ”.

El consumo actual de carne de pollo es muy similar al de ternera El consumo actual de carne de pollo es muy similar al de ternera

Ahora bien, una caída en el consumo de 10 kilos en ese lapso de tiempo representaría una disminución del 20%, en un país donde la actividad destina más del 70% del total producido al mercado interno, para lo cual, a priori, habría ser un efecto negativo para la industria. Pero Tonelli apuesta a que este resto lo absorban las exportaciones y que otras carnes ocupen el lugar que dejaría la carne.

“No hay competencia entre carnes. Hay espacio para crecer en el mercado interno, algunos y en exportaciones, otros. El mundo no puede crecer mucho más en la producción y oferta de carne vacuna y los nuevos consumidores, que son asiáticos, no tienen la más mínima posibilidad ni de producirla ni de volver a consumirla. La propuesta estratégica es que en la medida en que puedan crecer otras carnes, especialmente el cerdo, la carne vacuna seguirá creciendo y todo lo que no se consume en Argentina tiene enormes oportunidades para colocarlo en el mercado internacional ”, explicó.

Frutas y vegetales

Para el presidente de la Federación Argentina de Industrias Frigoríficas Regionales (FIFRA), Daniel Urcía, “en los próximos cinco años sostener un consumo per cápita por encima de los 117 kilos junto con el crecimiento poblacional sería un lujo” y consideró que incluso existe “A margen para bajar un poco el consumo de carne aumentando el consumo de frutas y verduras, variando la dieta. No es que esté pidiendo que lo bajen, sino que hay un escenario que nos permite el lujo de, por ejemplo, tomar 7 kilos de todas las carnes y colocarlas en el mercado de exportación si es negocio.

Según Urcía, hoy existen “nuevas tendencias” como el veganismo o el vegetarianismo que representan una especie de “amenaza” para el sector pero al mismo tiempo, dijo, “no debemos preocuparnos demasiado” porque “tenemos la capacidad” para seguir produciendo, tenemos mercados, la cultura carnívora de Argentina ayuda y también creo que todas estas tendencias de consumo tampoco son absolutas ”.

Con base en esto, Urcía explicó que la producción de carne de vacuno se mantiene en términos constantes en un contexto de crecimiento demográfico, lo que lleva a que la distribución se haga entre un mayor número de personas y el consumo promedio caiga, entre otros factores. , a lo que “hay que sumar la propuesta de diversificación en la dieta, que está casi instalada en muchas familias. No ignoramos que el pollo ha hecho un trabajo fenomenal desde la década de 1990 y ha prevalecido. Hoy hay consumo a nivel internacional y el cerdo tiene un largo camino por recorrer ”.

En este sentido, el mandatario pronosticó que en los próximos diez años el consumo de carne de vacuno “se estabilizará en torno a los 50 kilos, el pollo se estabilizará entre 40 y 45 kilos y el cerdo crecerá hasta los 25 kilos”.

En los últimos años fue importante el aumento del consumo de carne de cerdo En los últimos años fue importante el aumento del consumo de carne de cerdo

Hábitos, “alternativas” y bolsillos estrechos

El presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), Miguel Schiariti, ubicó el consumo actual en “18 kilos de cerdo, 46 ​​o 48 kilos de pollo y 49 casi 50 kilos de res”, Muy lejos de esas cifras de los años sesenta cuando “se consumían 100 kilos de ternera, porque no se comía otra carne, y un consumo de 4 kilos de embutidos y 8 kilos de pollo”.

Para Schiariti, el incremento de estas carnes, antes denominadas alternativas, se debió a una mayor producción y oferta hace 20 años, de la mano de un cambio en la genética que permitió hacer más eficiente su elaboración, abaratar costos y poder desprenderse de el precio de la carne de res se ubicará por debajo, sumado a un cambio en los hábitos culinarios de los argentinos.

“En principio, hubo un cambio cultural muy fuerte en la dieta de la gente. Hoy está más dispuesta a variar el producto que consume. Además del cambio de hábitos, el poder adquisitivo también toma decisiones en la carnicería. Con los bolsillos estrechos, ya no le molesta comer otra cosa que no sea la vacuna y se decide por otra cosa ”, dijo el responsable de CICCRA.

Detalle del consumo de carne de cerdo en Argentina Detalle del consumo de carne de cerdo en Argentina

Piso histórico

Schiariti consideró que actualmente existe el menor consumo de carne vacuna de la historia. Ni siquiera en la crisis del 2000 hubo un consumo tan bajo “y pronosticó que” en los próximos 20 años acabará llegando a los 35 kilos per cápita porque la diferencia de precio irá en aumento “y calculó que las exportaciones podrían llevarse el 50% del producción.

Finalmente, el especialista en porcinos, Juan Luis Uccelli, indicó que la nueva composición del consumo de carne en el país, con pollo y cerdo en alza, se debe a que son “dos carnes baratas. En Argentina, el consumo de pollo creció increíblemente entre los años 80 y 2010 debido a que era barato. Nada más. En el cerdo entre el 2000 y ahora creció notablemente, siendo más barata que la vacuna, con una mayor oferta y se trabajó mucho en el tema de los mitos sobre esta carne, que engordaba o era mala para la salud ”.

A partir de esto, el especialista proyectó que el cerdo “no tiene techo” y que “si sigue siendo más barato que la carne de vacuno, podemos llegar a los 30 kilos en los próximos años y otra cosa que sucederá es que la vacuna de carne se volverá más” y más caro. Más allá de esta situación, seguiremos comiendo carne de res porque está en nuestro ADN, pero nos va a costar más ”.

Seguí leyendo:

La cadena granaria invertiría más de 1.500 millones de dólares para consumir 2.000 millones de litros de diésel

Cambios en el proyecto de movilidad de jubilados: el primer ajuste del nuevo sistema descontará el incremento de diciembre

Related Articles