News

¿Cuáles fueron las claves y las fallas del país en la atención de la pandemia? Esto dicen los expertos

Cortesía Marco Monge

(CRHoy.com) Desde finales de febrero, las autoridades anunciaron que -con el debilitamiento de la ola pandémica provocada por la variante ómicron-, el país se perfilaba para la salida de la pandemia y así atender el COVID-19 como una enfermedad endémica.

Por esa razón, desde marzo iniciaron las flexibilizaciones en muchas medidas sanitarias, tal es el caso del levantamiento de la restricción vehicular y, a partir de abril, aforos completos sin necesidad del uso del código QR.

Esto tras dos años de importantes restricciones para intentar contener la propagación del virus. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) califica como exitosa la atencion del pais a la emergencia sanitaria.

Sin embargo, los expertos que monitorean la situación pandémica, destacan las claves y los errores cometidos en el país durante estos años que el COVID-19 ha circulado en el territorio costarricense.

Los epidemiólogos Juan José Romero, de la Universidad Nacional (UNA), y Ronald Evans, de la Universidad Hispanoamericana (UH), coinciden en que el robusto sistema de salud pública fue la clave principal que le permitió al país sostener la situación pandémica.

“Un sistema de salud que es envidiado a nivel mundial, con una Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) con 80 años de historia, con un personal altísimamente capacitado y con una infraestructura envidiable, fue lo ayudó que muchísimo”, dijo Romero, quien también destacó la reconversión hecha por las autoridades de la Caja en los centros hospitalarios.

Para Evans, este fue el motivo de que por mucho tiempo el país fuera considerado como un caso exitoso en la atención del virus, esto por la baja mortalidad que se presentó en Costa Rica, durante los primeros meses de circulación del SARS-CoV-2.

Y es que incluso, durante los primeros tres meses de propagación del COVID-19 -cuando ya se superaban las mil infecciones-, la tasa de mortalidad por cada millón de habitantes era apenas de 2. Situación muy diferente a otros países de la región, como Panamá, con una letalidad de 91; Chile, 155 y República Dominicana con 50.

“Todavía no se han dado satisfactorias que expliquen esa cantidad tan baja de funciones en relación con el número de casos diagnosticados (…) Quizá la razón medular, no la única, radica en la fortaleza del sistema de atención de salud oficial que tiene el país, que es universal, con un mando único y con un personal competente y muy bien preparado.

“Se tuvo la fortuna de un comienzo pausado de la pandemia, que dio tiempo para la toma de medidas de contingencia, fruto también de la toma de acciones de supresión bastante fuertes, acatadas por la población”, concluyó Evans.

Cama UCI para atender el COVID-19. Imagen cortesía de la CCSS.

El cientifico destaca que el sistema de salud resistirá la situación, incluso en el recrudecimiento de la emergencia. Esto de la mano con las medidas tomadas por las autoridades.

Otra de las claves señaladas por los expertos y por las autoridades, fue la alta educación de la ciudadanía que, la mayor parte, cumplió con las medidas interpuestas para evitar los contagios.

“Toda la construcción del Estado Social de Derecho y ponerlos a jugar juntos con la ciudadanía, fue sin duda una gran decisión”, apuntó Romero.

No obstante, también existieron puntos negativos en la atención de las autoridades. Para Ronald Evans, uno de ellos fue el bajo número de pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) confirmatorias de la enfermedad.

“Al principio y hasta mayo, hubo un número satisfactorio de pruebas negativas por cada caso confirmado, superior a diez, como lo recomienda la OMS. Pero el aumento inusitadamente elevado de casos se desbordó totalmente a las autoridades sanitarias.

“El testeo que se ha hecho ha sido totalmente insuficiente, llegando a extremos de solamente 2 o 3 casos descartados por cada caso positivo. Pareciera, entonces, que hubo negligencia al no tener prevista la cantidad de pruebas que se iba a requerir, ni tampoco el número de personal calificado para efectuarlas”, dijo el también del coordinador informe Una Pandemia en Perspectiva.

Evans agregó además que, otro “lunar” en el accionar de quienes dirigen la campaña contra el COVID-19 en el país, “ha sido el escaso porcentaje de pacientes que han sido eliminados recuperados de la enfermedad, que, para las últimas fechas ronda apenas el 33%”.

“Se trata de una medida de solución administrativa, más que todo, que no tiene grandes implicaciones clínicas, pero que aumenta artificial e necesitamente el porcentaje de casos activos”.

Una línea similar apuntó a Juan José Romero, quien asegura que “la gran sombra es la ausencia de datos de calidad, disponibles para el análisis en el tiempo real”.

Related Articles