News

Conavi ya gastó ₡792 millones en obra que lleva 9 meses entre abandono y deterioro

{{diapositiva.texto | html}}


(CRHoy.com). Una inversión de casi ₡792 millonesrealizada por el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), está entregada al deterioro y al abandono.

Se trata de la ampliación de la ruta 32 en el tramo entre los puentes sobre el río Virilla y el cruce de San Miguel de Santo Domingo de Heredia, conocido como popularmente como “Doña Lela”.

El Conavi planteó una mejora estimada en ₡3.220 millones para modernizar ese trayecto, de 2,8 kilómetros, con el afan de pasar a 4 carriles (2 por sentido). Lo hizo a través de los contratos de conservación vial, los cuales por la distribución zonal estaban en manos de las empresas Constructora MECO SA y H.Solís.

Los contratos de conservación vigentes en ese entonces contemplaban que a H. Solís le correspondería el movimiento de tierra y la construcción de muros. mientras, MECO SA se encargaría de la subbase, la base y el pavimento.

Los trabajos iniciaron en febrero de 2021 y deben terminar en mayo de ese mismo año

¿Qué ocurrió y por qué se paralizaron? En abril de ese año iniciaron los problemas. Uno de los contratos de conservación para ese tramo, en manos de H.Solís, se paralizó por dificultades presupuestarias. Luego, en junio, se suspendieron totalmente los trabajos y, desde entonces, toda la obra realizada quedó al garete.

Hasta junio de 2021, cuando se paralizó la construcción, el Conavi había destinado ₡791.834.951 en el proyecto. La mayoría de los recursos se destinaron a excavaciones, colocación de pernos, colocación de pavimento bituminoso en caliente y la compactación de las bases y sub-bases.

Sobre el tema, el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica (UCR) publicó este 24 de marzo un informe fiscalizador tras visitas técnicas realizadas entre 2020 y 2021.

El laboratorio halló deficiencias en la gestión de riesgos, pues previo al inicio de las obras no se tenía certeza sobre la continuidad de los contratos de conservación vial. Por esto, la suspensión de labores condujo a deterioros prematuros y riesgos a la seguridad vial.

En ese contexto, el laboratorio no resultó adecuado que un proyecto así se divida entre 2 contratistas.

Asimismo, la base estabilizada usada en el proyecto no se ajustó a las especificaciones técnicas vigentes.

De igual forma, el Programa de Ingeniería Geotécnica de Lanamme (PIG) ​​prolonga que los estudios geotécnicos fueron insuficientes y deficientes para el diseño de los taludes y los muros de refuerzo, entre los principales destacaron:

No hubo análisis de deformaciones en los alrededores de las casas ubicadas en la margen derecha de la carretera (sentido San José-Limón). No se producirá la sobrecarga de las zonas residenciales ubicadas al costado Sur de la carretera (lado derecho en sentido San José-Limón). La exploración geotécnica fue insuficiente para la adecuada obtención de parámetros de diseño de los muros. Los taludes existentes carecen de sistemas adecuados para el control de la escorrentía superficial. Se dedujo el desfogue de aguas pluviales o residuos de forma inadecuada.

“Las irregularidades que se han generado en la capa de base, si no son atendidas adecuadamente, se verán reflejadas en la capa final de ruedo provocando la construcción de una capa de ruedo irregular y que dificultaría el cumplimiento de los parámetros de regularidad superficial (conocido como IRI) definidos contractualmente para los proyectos de conservación vial“, surgieron el informe de Lanamme.

Mediante un descargo fechado el 10 de enero de 2022, el Conavi rechazó los principales señalamientos del laboratorio. Por ejemplo, insistir en que se analizaron los riesgos previos a partir de la metodología institucional y que, el único que riesgo que no se prolonga, fue la imposibilidad de reactivar los contratos de conservacion vial por culpa del caso “Cochinilla”.

Además, los atrasos o inconvenientes detectados en la ejecución fueron achacados a 2 factores: detección de hallazgos arqueológicos y condiciones lluviosas.

El consejo tambien rechaza que la base estabilizada no se ajustara a las especificaciones tecnicas y que los estudios geotécnicos necesarios insuficientes y deficientes.

“Se deben adoptar medidas de control de escorrentías superficiales, así como el control de salidas de aguas de las casas vecinas con el fin de evitar afectar la condición geológica y geotécnicas en sitio, control a ser abordado por el gobierno local. Asimismo, se adoptará gestionar ante el profesional experto del Conavi, las recomendaciones que arroje de forma puntual las soluciones geotécnicas en los nuevos puntos de detección considerados como críticos”, subrayó el consejo.

De momento, se desconoce cuándo se podria retomar la obra.


{{diapositiva.texto | html}}


Related Articles