Foreign Policy

Comparativa 4×4: Jeep Wrangler Rubicon vs Ford Ranger Raptor vs Toyota Land Cruiser

Una vez más hemos vuelto al Circuito 4×4 de Ocaña Raid Aventura para enfrentarnos, en este caso, a tres colosos del 4×4: el Jeep Wrangler Rubicon, el Ford Ranger Raptor y el Toyota Land Cruiser. En esta ocasión hemos seleccionado directamente las 4 pruebas más complicadas del circuito, dado el nivel de los contendientes, y hemos conseguido una contienda muy reñida entre coches muy diferentes. ¡Empezamos!

Empecemos por las diferencias entre los tres coches, que son muchas: el Jeep Wrangler Rubicon tiene un eje doble rígido y tres diferenciales bloqueables, el Ford Ranger Raptor tiene suspensiones de competición pero solo bloquea el diferencial trasero (el central no tiene, por lo que es un 4×4 conectable) y finalmente el Toyota Land Cruiser tiene suspensión delantera independiente, eje trasero rígido, bloqueo del diferencial central y Torsen trasero, todo bien sazonado con su control de rastreo electrónico casi mágico.

Veamos como cada uno juega sus cartas …

Mezclador de suciedad resbaladizo

En este primer obstáculo, constituido por sucesivos cruces de puentes sobre terreno muy resbaladizo, ya se empiezan a ver las diferencias entre los distintos sistemas de tracción.

Toyota por su parte es la que más sufre en esta subida

El claro ganador de esta primera ronda es el Wrangler, que aplica su ley con diferenciales de bloqueo triple y sin electrónica de tracción. Una vez más, está comprobado que la sincronización mecánica entre ruedas es más potente y eficiente que cualquier sistema reactivo regido por electrónica. Incluso el Raptor, que bloquea el diferencial trasero y carece de diferencial central, eventualmente sufre una pérdida de agarre que lo hace resbalar incluso fuera del eje trasero. Toyota por su parte es el que más sufre en esta subida, aunque hay que reconocer que los tres llegan a lo más alto con bastante autoridad.

“Pesadilla blanca” con tierra y piedras

Se trata de un obstáculo de tierra y piedras con una gran pendiente al final entre sumideros que provocan fuertes cruces de puentes y que ha dejado atrás vehículos tan destacados como el Suzuki Jimny, incapaz de llegar a la cima, o el propio Toyota Hilux, que sucumbió a la dificultad de este obstáculo en nuestra comparación de recogida.

El primero en subir es el Land Cruiser, que vuelve a superar el obstáculo con dolor, pero con una enorme sensación de control para el conductor. El Crawl Control está aquí en su salsa y solo podemos culparlo de que es algo ruidoso y puede dar la sensación de que no todo está funcionando bien (el sistema equivalente Land Rover, por ejemplo, no hace ningún ruido).

En el turno del Raptor, hace uso de sus enormes ruedas y capacidad de tracción superior, llegando a la cima con facilidad, pero vuelve a ser el Wrangler con sus 4 ruedas sincronizadas mecánicamente la única que no patina en ningún momento y la única que lo usa más. fácil para el conductor.

El paso: escalar rocas

El paso es quizás el obstáculo más extremo del circuito. Es un escalón de roca de unos 40 cm de altura que se encuentra al final de una fuerte pendiente ascendente, un desafío para la tracción y las alturas.

Tanto el Land Cruiser como el Wrangler necesitan un pequeño impulso para pasar.

En este caso, tanto el Land Cruiser como el Wrangler necesitan un pequeño empujón para superarlo y es el Raptor, con sus enormes ruedas de 33 “(las más grandes en la comparativa) y su enorme distancia entre ejes la única capaz. súbelo a la primera y sin inercia, con fluidez y suavidad, como si fuera algo sencillo.

En este obstáculo se demuestra la importancia del diámetro de rueda, en el que el Land Cruiser tiene una clara desventaja, aunque lo cierto es que los tres llegan a lo más alto.

La coronación: el ángulo ventral como árbitro final

Llegamos al último obstáculo, al que llamamos “la coronación” porque es una pendiente muy empinada y resbaladiza que termina abruptamente en el llano. Lo habitual es que el ángulo ventral imponga serias limitaciones al cambio de plano y este no ha sido una excepción.

El Jeep Wrangler Rubicon en versión corta es posiblemente el auto de producción más eficiente para este circuito ya que viene de serie.

El primero en probar es el Land Cruiser, con el peor ángulo ventral en la comparación, que está completamente empapado sin posibilidad de escalar. Luego lo intenta el Ford, a lo que ocurre lo mismo aunque es cierto que llega un poco más alto (pero su enorme distancia entre ejes le impide llegar al final). Finalmente, el corto Wrangler, gracias a la proximidad entre sus ejes, logra coronar la pendiente rozando levemente la panza, pero finalmente superando el obstáculo.

Y … ya tenemos un ganador.

Ingeniero Técnico en Diseño Industrial, Licenciado en Economía, especialista en contabilidad de costes pero, sobre todo, apasionado por el mundo del motor. David es escritor, evaluador y director general de Diariomotor.

Related Articles