Foreign Policy

Califato ¾: “El andalucismo será de izquierdas y feminista o no será”

Califato 3/4. GUILLERMO DOMÍNGUEZ

Califato ¾ es Andalucía. O, al menos, eso reza su propio manifiesto, el Mençahe Der Profeta incluido en su más reciente trabajo, Puerta de la Cânne, que les ha servido de trampolín a un público más generalista. Los Califato se autodenominan como colectivo, sumando artistas de distintos proyectos musicales, dando como resultado una amalgama de sonidos que bucean en el folclore andaluz al tiempo que buscan la más pura fiesta. Una mezcla en la que el concepto de “lo andaluz” cobra una relevancia absoluta y reivindicativa, feminista, mestiza, inclusiva y abierta al disfrute psicotrópico al tiempo que a un horizonte utópico. Algo que, durante los meses de confinamiento, resultaba un sueño demasiado atractivo. 

Ahora, este colectivo se dispone a presentar su nuevo trabajo, partiendo de distintos adelantos que ya han causado furor en las redes y los medios de comunicación. Con una estética visual apabullante y un directo arrebatadoramente folklórico a la par que ravero, los Califato toman febrero como el mes de estreno de su esperadísimo LA CONTRAÇEÑA, un trabajo en el que la experimentación sonora continúa y llega a parajes de lo más insospechados. Desde las revelaciones fantasmagóricas hasta la religiosidad más gamberra. 

Mientras tanto, varios directos anecdóticos dejan testigo del paso por el escenario de un huracán de sentimiento andaluz y sabor a vino de Jerez. Hablamos con ellos de política, música, Isabel Pantoja y gramática. Responden Curro y Chaparro, dos de los cinco integrantes del colectivo. 

Debe ser extraño enfrentarse al público en este contexto. ¿Han planteado cambiar su formato a uno específico para que la gente esté sentada, quizá más tranquilo…?

Curro: Es el de siempre. Ahora hemos metido el tema nuevo en el repertorio. Cuando sacamos el disco, preparamos un concierto que es el que hemos estado haciendo hasta ahora. Luego hicimos algunos cambios en los que se incluye la colaboración de Le Parody, que la incorporamos en ese tema. Hemos hecho pequeños cambios. Ya lo cambiaremos pá cuando salga el disco nuevo, que saldrá en febrero. 

Nosotros tocamos los temas que tenemos y hacemos nuestro concierto. Que sí, que podríamos plantear algo distinto, que tenemos dos trabajos, no diez. Pero no creas, aunque la gente esté sentada, pide un poco de ambiente, un poquito de guasa. 

Chaparro: Claro, si lo que mola ahora es ver a la gente sentada y ver que hace “uff” (se remueve en el asiento), que si no estuvieran sentados, bailarían, que es lo que les provoca, al final. 

Curro: Nosotros haríamos el repertorio que haríamos en cualquier ocasión. 

Chaparro: De hecho, cuando ponen en los teatros la cuña esa de “no levantarse, que no sé qué”, pues yo les digo que lo quiten, que prefiero decirlo yo a nuestra manera. 

También es cierto que uno de vuestros últimos temas publicados, Fandangô de Carmen Porter, es más comedido que los anteriores.

Curro: Bueno, pero es que es ese tema. El nuevo disco es muy variado. 

¿No es representativo del disco?

Curro: Ningún tema es representativo del disco. Ninguno de los trece temas. Es como un puzle, que si no lo ves entero, no le encuentras el sentío. Veremos a la gente si le gusta o no, yo creo que es un cambio bastante gordo, la verdad… 

¿Pero va a seguir la psicodelia aflamencada y la electrónica, o son malos tiempos para eso?

Chaparro: Va a haber más psicodelia todavía. Tiene alegría con oscuridad, psicodelia… Este para nosotros va a ser un cambio. Pero es el mejor, la verdad. Estamos muy contentos con él porque es un avance para nosotros. En cierto modo se ha reflejado todo lo que hemos vivido. Hemos estado tres meses encerrados sin vernos, pero tampoco es que se reflejen los tiempos malos. Es una locura mental. Ya cuando tú lo escuches dirás “bueno, pues tenía razón”. Pero ya cada uno que lo interprete a su manera. 

Mencionaban recientemente que la gente “anda quemada” y que ha reaparecido la defensa de lo propio y de lo andaluz como reacción. ¿Creen que la pandemia ha contribuido a ello?

Curro: Yo no creo que la pandemia haya tenido nada que ver, es algo que ya estaba ahí de antes. Ha habido un movimiento cultural en Andalucía de reivindicar lo nuestro, no a través de la política ni de las instituciones, desde abajo, a través del arte, de los grupos de memes, de una manera provocativa, con las canciones… ha sido una cosa bastante espontánea y es un movimiento que nos interesa mucho y en el que nos inscribimos. 

También decían que se consideran políticos, pero desde lo cotidiano. Desde la reivindicación de lo cotidiano y lo popular. 

Chaparro: Claro, que es en verdad la política. Política como el gobierno, no. Pero la política del día a día. Política es cuando tú convives en tu vecindad, eso es política. Nuestra carga política es del barrio, de la vida, del pueblo. Es que todo en la vida es política. 

Nosotros tenemos una carga política que va mucho por el tema de que la gente se conciencie y se deje de avergonzar de dónde viene y de ser andaluz y que se sientan orgullosos. Imagínate, pues lo mismo que han hecho las mujeres, los gays, los gitanos, empoderarte y defender lo tuyo y decir “es la polla ser gay y si no eres gay no molas”. Pues eso tiene un sentido, decir “si no eres maricón, no molas”. Porque llevan toda la vida insultándote así, y tú le das la vuelta y dices “pues si no eres maricón, no molas”. Pues con el andaluz es lo mismo. Si no eres andaluz, no molas. Que ya está bien con los andaluces, que toda la vida jodiendo en las series al andaluz, y han hecho que la gente se avergüence de cómo habla y se han reído de nuestra forma de hablar, pues nosotros decirmos “no, es que esta forma de hablar es la guapa, es la cool, es la que mola. Es que si tú no hablas así, estás pá atrás”. Yo eso lo veo como una forma de empoderamiento, y en ese aspecto sí lo veo como un acto político. Que es quizás el tema que más tocamos nosotros de manera transversal, el tema del andalucismo. 

Es algo que puede acercar a muchas posturas, en realidad. Que podría unir a alguien de VOX y a alguien de Podemos. 

Curro: No sé yo qué decirte. El andalucismo es de izquierdas y es feminista. Lo es. Tiene que serlo. El andalucismo es de izquierdas y feminista o no es. Porque Andalucía es una mezcla de culturas, pá empezar. Andalucía es un estado mental en el que nadie es extranjero. Reivindicamos que nosotros somos romanos, fenicios, musulmanes, judíos, cristianos… y lo que queremos reivindicar es que somos todo eso, que no queremos que nos amputen ninguna parte, como nos han amputado toda la época en la que Andalucía fue el centro, que no se estudia. Entonces, en ese sentido yo no veo que case mucho la gente de VOX y todo ese rollo…

Sí, pero también es cierto que lo andaluz ha sido identificado como lo español. 

Curro: Bueno, pero eso no ha sido una cuestión andaluza. Ha sido un robo cultural que ha venido por parte del poder, de absorber toda la cultura para someter todavía más a un pueblo, y al fin y al cabo lo andaluz tiene una historia de cinco siglos que ha habido ahí una conquista y una reconquista, y ha habido gente que ha ganado una guerra y que no eran los cultos, si no que eran los más bestias. Y la historia la cuentan los que ganan. 

Chaparro: Claro, ten en cuenta que yo sé quién es Santa Teresa de Jesús, pero no sé quién es Averroes o gente así, ¿sabes? 

Curro: Claro, es que la parte de Al Andalus no se estudia, solo se estudian los reyes godos y los reyes visigodos, que ni nos van ni nos vienen. 

Chaparro: Claro, y lo de Al Andalus fue solo unos moros que vinieron y ya los echamos. Es la extranjerización, que es lo que hizo más daño. Nos hicieron creer que eran extranjeros. 

Curro: Y nosotros somos el fruto de esa mezcla y de ese choque de culturas. Y esa multiculturalidad es propia de lo andaluz. Que no tiene nada que ver con los discursos nacionalistas de las zonas ricas, que tratan de imponer lo suyo frente a los demás. Es un movimiento identitario de una zona pobre a la que se ha aplastado, a la que se le ha quitado su cultura y de la que se han reído y se han burlado, para decir “nosotros también valemos, somos importantes y queremos tomar el timón de nuestras vidas”. Y para eso tienes que saber de dónde vienes, porque si te quitan eso, no sabes ni de dónde vienes… te anulan.

Es algo que ha pasado también en África, que hicieron fronteras ficticias en el mapa para cargarse las identidades. Entonces, yo no entiendo igual el nacionalismo de una zona de África que lo que está intentando es que la gente sea consciente de su cultura, porque eso es necesario para emanciparse; pues no lo entiendo igual que el nacionalismo alemán, ¿sabes? Es que son dos cosas totalmente diferentes y la gente lo mete en el mismo saco. “Los nacionalismos son una mierda”, pues no. Los nacionalismos que intentan imponerse, que buscan la pureza, eso es una película. Y otra es defender la mezcla, defender que aquí todo el mundo puede entrar, defender a los extranjeros… es que me parece que no tiene nada que ver una cosa con la otra. 

Chaparro: Incluyendo una forma de ser que, en su momento, ha sido ridiculizada, y ha sido tachada de analfabetos. 

Curro: Nosotros lo único que queremos es que no se nos minusvalore por nuestra forma de hablar.

Ustedes, de hecho, utilizan la gramática y la lingüista andaluza (la propuesta EPA, El Principito Andaluz), que es algo que llama bastante la atención de vuestras publicaciones. 

Curro: Sí, y es algo que se lleva trabajando ya bastantes años. Es el primer libro que se tradujo al andaluz, y lo han hecho una serie de lingüistas… pero va por el mismo camino, va por empoderarse y apropiarse del lenguaje, que es algo muy importante, también, porque los centros de poder son los que uniformizan la gramática, y aquí te dicen que en Valladolid es donde se habla bien y que tú hablas mal, porque el poder estaba en el norte. Si hubiera sido al revés la historia, igual el que hablaba mal era el de Valladolid. 

Chaparro: Nos tratan de analfabetos porque somos pobres, y no. El acento catalán es bueno porque es un pueblo rico. 

Curro: En Andalucía han aniquilado nuestra cultura. 

¿Y en esta nueva lingüística están teniendo en cuenta la gramática y el lenguaje no binario o el lenguaje inclusivo?

Curro: Nosotros no sé si lo estamos teniendo en cuenta. 

Chaparro: No, nosotros no. Está un poquito dejado. El nosotres nos cuesta más trabajo. 

Curro: También es verdad que lo utilizamos solo para los títulos de las canciones, que no suele plantearse eso. Pero realmente yo el tema del lenguaje inclusivo lo veo súper interesante también. No sé cuál es la mejor manera de enfocarlo. También creo que se está estudiando y se está probando. Igual que tampoco te digo que la propuesta EPA sea la panacea, ¿sabes? Es un experimento. Igual que lo otro. Nosotros lo estamos utilizando, pero no queremos imponer eso a nadie. Nosotros lo utilizamos como una reivindicación. 

Me ha parecido curioso que mencionaran el movimiento feminista dentro de lo andaluz, me ha traído a la cabeza a Martirio. 

Curro: Martirio es un referente máximo para nosotros. 

Sí, porque veo que se les habla mucho de Triana, de Smash… 

Curro: Martirio, por ejemplo, en las redes del Califato, se le hace mucho homenaje. Y se hace mucha referencia a las mujeres, a la Paquera, 

Chaparro: Yo soy más folclórica que cantaor. Mis referencias para mí son Paquera, La Niña de Los Peines, Rocío Jurado… joé, que la mujer te cantaba cómo se hacía una paja y luego le decía “señora” desde la amante de “yo no tengo culpa”. Es que eso era feminismo puro. Además era súper yeyé y en esos tiempos, golfa. 

¿Y qué piensan de lo de Isabel Pantoja?

Curro: ¿De qué?

Chaparro: No ve mucho la tele, pero que engañó a Paquirrín en la herencia. 

Curro: Ah, ni idea. 

¿Con quién les gustaría colaborar ahora, si pudieran?

Chaparro: Con gente muerta, en verdad. 

Curro: En el disco nuevo hay unas cuantas colaboraciones que teníamos muchas ganas de hacer. 

Chaparro: Muy buenas y muy frikis. 

Curro: Pero no se pueden decir todavía. Es que falta mucho tiempo pal disco. Pero son colaboraciones que nos parecen súper interesantes y que no las hacemos por las visitas, sino músicos y músicas o personas que admiramos mucho desde hace mucho tiempo. 

También decían que antes se hacían la competencia y se pisaban las fiestas, y que ahora hay más colaboración. 

Curro: Ahora ya, competencia hay poca (risas). Pero sí, en Sevilla había una explosión de rollo cultural a saco. Y una masificación de eventos… y sí que es cierto que nosotros, que teníamos varios colectivos, a veces te ponían una fiesta el mismo día que tú y te peleabas. Pero ahora ya eso es cosa del pasado. Son cosas pa contarle a tu descendencia. 

Pero volverán, ¿no?

Curro: Espero, porque si no nos va a tocar ir buscándonos un trabajo. 

Es cierto que antes de la pandemia estaban petándolo muchísimo. ¿Les dio bajona?

Curro: Si es que nosotros tenemos mala suerte. Tenemos 40 años ya y llevamos toda la vida con mala suerte. Ya estamos preparaos pa lo que sea. No nos vamos a asustar. 

Chaparro: Yo he vivido el caballo, el SIDA, la peste porcina, la peste vacuna, dos crisis mundiales, una pandemia… y yo qué sé, pues tampoco ya me coge de nuevas, ¿no? Si fuera de los ricos, pues no sé, pero yo me he quedado igual. Lo que pasa es que ahora estoy más tiempo en mi casa. 

Curro: A ver, psicológicamente ha sido duro. Yo por ejemplo estoy que me cuesta dormir más de cuatro horas, y regular. 

Chaparro: Yo me quedaba dormido en cualquier lado, y ahora es que nada. 

Curro: La incertidumbre en el futuro te crea ansiedad, y aunque creas que no te está afectando, al final te afecta. Y nosotros ya llevamos mucho tiempo que no sabemos qué va a pasar con esto, que no paramos de currar, de invertir tiempo, dinero, y no podemos trabajar, básicamente. 

Chaparro: Y que no podemos estar juntos, y si no podemos estar juntos, no fluye igual. 

Y son bastantes para estar juntos. ¿Deciden por asamblea?

Chaparro: No. 

Curro: A ver, depende de qué sea.

Chaparro: Por asamblea, no. 

Curro: A ver, las cosas de negocio, las decidimos entre todos. Nadie más peso que nadie en esas decisiones. Luego, a la hora de hacer música, está el productor, que soy yo, está el técnico que busca los sonidos, cada uno aporta ideas y tiene su parcela. Hay que especializarse un poco, si no es muy difícil trabajar. 

¿Les sorprende el estilo de gente que va a verles?

Chaparro: Pues sí, porque te puede venir a ver gente que tiene 50 o 60 años hasta chavales jóvenes rollo canis o ámbito pijos o punkis… 

Curro: Yo espero que se vaya definiendo algo más, porque el estilo del grupo lo hace la gente, no nosotros. Pero ahora es muy variopinto. 

Por eso les decía antes que su música podía ser atractiva para gente de todo tipo. Como los pijos cuando bailan Cayetano, de Carolina Durante, o Fiesta pagana, de Mago de Oz, sin sentirse interpelados. 

Curro: Uh, pero nosotros somos bastante iconoclastas en cierta manera, y el tema de cómo abordamos la religión y todo el rollo… 

Pero también lo respetan bastante. 

Curro: Sí, sí, lo respetamos, pero con guasa… cuando veas el nuevo vídeo (ÇAMBRA DER HUEBÊ ÇANTO) vas a flipar. A mi madre no se lo voy a enseñar, vamos. 

Sé que siempre se les habla del Manifiesto de la estética de lo borde de Smash (1969), el considerado el primer manifiesto underground español. No sé si a ustedes les gustaría también lanzar algún tipo de manifiesto en ese sentido. 

Curro: Ya hemos hecho una especie de manifiesto, pseudomanifiesto, en el que hablamos un poco de las intenciones del proyecto. Y fue algo que hicimos a posteriori, no lo hicimos en una mesa. Surgió, fuimos de campamento musical, por pegarnos una fiesta y por hacer música, y salió el primer trabajo. Y cuando ya vimos lo que había salido y que nos gustaba, decidimos darle continuidad. Y todo lo demás surgió a posteriori, de manera muy natural. A mí, personalmente, igual que no me gusta hacer vídeos… lo que me gusta es hacer música. Y yo creo que ya nos expresamos con las canciones y que ya transmitimos con las canciones. Por ejemplo, para mí lo de los vídeos es algo que hay que hacer porque la industria lo demanda, y es algo casi obligatorio. Pero a mí lo que me gusta es hacer música, y tocarla en directo. Y si tengo que expresar algo de cualquier índole, lo expreso a través de las canciones. Lo puedo escribir, a título particular, y he publicado cosas. Pero con el grupo no me gusta mucho mezclarlo. Nosotros hacemos música y lo que tengamos que decir, lo diremos a través de la música. 

Bueno, pero a veces se malinterpreta. Mira a Trump y cuántos artistas se han quejado de que se utilizara su música en sus mítines. O a VOX utilizando un tema de Coque Malla. 

Curro: Pero es que eso es así, y es muy bonito que sea así. Porque las canciones tú las haces y las termina el que las escucha. Y claro que me molestaría que se malinterpretase mi música, y de hecho nos han cogido una canción para anunciar los toros durante todo el verano, y hemos luchado para que lo quiten y no lo han quitado y hemos tenido una lucha con eso brutal. Y no te gusta, pero realmente son ejemplos de cosas que te pueden pasar. Y cuando tú lanzas algo al aire, te arriesgas a eso. Si no, te lo guardas en tu casa. 

Este artículo se publica gracias a
miles de personas como tú.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que rechaza los anuncios del Ibex35, la publicidad que cosifica a las mujeres y los publirreportajes encubiertos.

Desde 2012 apostamos por el periodismo de investigación, los análisis y la cultura. Y sobre todo apostamos por ti, por informar sobre los temas que te preocupan.

Ayuda a financiar el periodismo que te representa. Haz una donación desde 5 euros.

Haz una donación

Related Articles