Geopolitics

Al-Zawahiri: una breve historia.

Por Yago Rodríguez

Aymán al Zawahiri es el longevo líder de Al Qaeda, personaje que ha esbozado la historia del terrorismo yihadista que protagonizará este breve artículo. Mi objetivo es dar una pincelada superficial sobre la vida del personaje, su ascenso en Al Qaeda y sus decisiones como líder.

Aymán nació en El Cairo, en un Egipto que fue tan pronto sacudido por Francia, Reino Unido e Israel en 1956, como por la Guerra de los Seis Días (1967) y la Guerra de Yom Kippur (1973). Durante esos años, el panarabismo que había liderado Gamal Abdel Nasser se diluyó, dando paso a una fuerte tensión entre las élites a menudo vistas como “occidentalizadas” y un Islam que servía de apoyo moral a una miríada de grupos de todo tipo.

Entre todas las organizaciones en Egipto en la década de 1970, se destacaron las vinculadas a los Hermanos Musulmanes. Había grupos que dependían directamente de la Hermandad, y otros que sin depender bebían de sus ideas.

En la década de 1980, la figura de Al Zawahiri comenzó a tomar forma: fundó la Jihad Islámica Egipcia, que llevó a cabo numerosos atentados durante las dos décadas siguientes, incluido el asesinato de Anwar el-Sadat, quien fue acusado de haber traicionado al Islam al haber cedido a Israel para recuperar la península del Sinaí.

Tras los atentados, Al Zawahiri fue detenido junto a cientos de simpatizantes islamistas, aunque esto no acabó ni con el personaje ni con su organización.

Durante la década de 1980, Aymán logró viajar a Afganistán y luchar junto a muchos otros muyahidines árabes que vinieron a librar la Guerra Santa contra los apóstatas soviéticos.

Los afganos consideraban a los árabes buenos luchadores, pero demasiado fanáticos, y también estaba el problema de la comunicación … Sea como fuere, fue entonces cuando Al Zawahiri conoció a un tipo alto y larguirucho de salud débil, un tal Osama Bin Laden .

Afganistán fue el gran caldo de cultivo para Al Qaeda

El caso es que ambos hombres estaban a las órdenes de un palestino llamado Abdulá Azzam, con quien Aymán tenía desacuerdos sobre la estrategia a seguir en lo que luego se conocería como la Jihad Global.

Al Zawahiri abogaba por enfrentarse a los regímenes laicos de los países islámicos, aunque en ese momento pensaba principalmente en los regímenes de Oriente Medio y Norte de África, no tanto en África negra o en Extremo Oriente.

Es en estos momentos cuando se ponen en funcionamiento los mecanismos que acabarían dando a luz a Al Qaeda y su lucha global a partir de 1988.

El término Al Qaeda se suele traducir como “La Base”, y aparentemente tuvo un origen fortuito, aunque el Ministro de Relaciones Exteriores (Canciller) Robin Cook afirmó que el nombre vendría de “la base de datos”, en referencia a la electrónica listas de combatientes que la CIA mantuvo durante su gran operación para combatir a los soviéticos en Afganistán.

Desde su fundación, Al Qaeda tendría un liderazgo más o menos bicéfalo, con un Bin Laden a cargo de las relaciones personales, la financiación y el “rostro visible”, y un Al Zawahiri a cargo de la organización, estrategia y en general de el trabajo más intelectual.

Al Qaeda fue creciendo y aumentando su fama gracias a grandes ataques, como el de la embajada de Nairobi en 1998, el ataque al destructor estadounidense USS Cole en Yemen, o los dos ataques a las Torres Gemelas.

Para entonces, Al Qaeda ya había ganado fama y prestigio en gran parte del mundo árabe e islámico, facilitando la contratación de personal y la recaudación de donaciones.

A lo largo de los años, los recursos humanos y financieros junto con la reputación le permitirían a Al Qaeda conseguir numerosos grupos que solicitarían unirse al grupo terrorista.

Algunas de las notas clave de Al Qaeda fueron que habían logrado una base territorial en la región fronteriza entre Afganistán y Pakistán, que habían generado un pequeño corpus de su propia literatura, gracias a personajes como Abu Bakr Naji, y la creación de foros y revistas. eso permitió la lluvia de ideas.

Sea como fuere, la Guerra contra el terrorismo de George W. Bush obligó a Al Qaeda a esconderse bajo once capas de tierra y a construir una organización altamente descentralizada, como si estuviera compuesta por una miríada de neuronas débilmente conectadas por impulsos eléctricos puntuales.

Esos pocos impulsos fueron críticos, ya que fueron los que hicieron de Al Qaeda una organización, no una desorganización. Estos impulsos fueron las palabras y mensajes públicos emitidos por Bin Laden y Aymán, y solo en ocasiones excepcionales fueron contactos físicos a base de mensajeros.

Cuando un líder como Al Zarkawi; que controlaba Al Qaeda Irak, fue excesivamente violento, Al Zawahiri emitió un mensaje solicitando mayor moderación, cuando dos grupos de Al Qaeda, como Al Nusra en Siria, y Al Qaeda Irak se enfrentaron, Al Zawahiri emitió una especie de decisión arbitral para resolver la lucha…

Estos eran los días en que Qaeda Central todavía controlaba el movimiento Jihad Global desde las legendarias cuevas que se extendían a ambos lados de Afganistán y Pakistán.

Pero todo empezó a cambiar para Aymán tras la llegada de Barack Obama al poder en Estados Unidos. Es cierto que Estados Unidos inició su retirada de Afganistán pero a cambio una flota de drones Predator inundó los cielos afganos e infligió fuertes golpes a Al Qaeda.

La presencia global de Al Qaeda hoy

En 2011 Obama lanzó la operación que mató a Osama Bin Laden, un duro golpe psicológico para una organización que comenzaba a decaer.

Aymán al Zawahiri comenzaba a ser “un anciano” que mantenía un comportamiento, una forma de conducir y relacionarse más propia de los viejos tiempos que de las nuevas generaciones de mahometanos. Aymán no era un hombre particularmente carismático, no parecía enérgico, sus apariciones en los medios eran raras, y también había perdido el aura que rodeaba a un Osama Bin Laden paradójicamente impulsado por los medios de comunicación occidentales.

Fue precisamente a partir de 2010 que el surgimiento de la Primavera Árabe llegó a trastocar el panorama social islámico en Oriente Medio, Europa y África.

El Islam fue para muchos el último refugio espiritual de los abusos de los regímenes dictatoriales asociados con Occidente, de tal manera que los grupos islamistas estaban en condiciones de “obtener su parte”.

Fue entre 2011 y 2013 cuando Al Qaeda Irak comenzó a emerger durante la Guerra de Siria, lo que desembocó en el conflicto con Al Nusra, otro actor clave en Siria que creía que la otra célula de Al Qaeda se estaba entrometiendo en su “jurisdicción”. Al Zawahiri estuvo de acuerdo con Al Nusra, lo que provocó la primera ruptura interna de Al Qaeda y el nacimiento del Estado Islámico.

Daesh parecía una fuerza mucho más joven, más enérgica y agresiva: su hábil aparato de comunicación cantaba sus hazañas en el campo de batalla, los rumores y las redes sociales alimentaban los cómics que generaban una pátina de prestigio y “frescura” que Al Qaeda. parecía haber perdido.

Pero todas esas aparentes virtudes de Daesh también se convirtieron en la fuente de sus derrotas militares.

Los del Daesh abogaron por la constitución inmediata de un estado islámico, que lograron, aunque por poco tiempo, mientras que Al Zawahiri consideró que aún estaba lejos de poder crear el deseado califato. El tiempo demostraría que Aymán tenía razón.

En los últimos años, Al Zawahiri ha logrado dar una imagen moderada frente a Daesh, que acapara la atención de la policía y los ejércitos de medio mundo, lo que le ha dado más libertad de acción a Al Qaeda, que se beneficia por la vía del Retirada estadounidense de Afganistán. Al Qaeda se ha convertido en un “valor seguro”, mientras que Daesh es un producto financiero de alto riesgo, pueden ganar mucho y perder mucho en poco tiempo.

La última pregunta pertinente que debe hacerse es. ¿Dónde está Al Zawahirí? Hay quienes piensan que Aymán ha muerto por causas naturales en Afganistán, mientras que otros señalan que habría muerto en Qatar. Según esta última teoría aparecida en diversos medios árabes, Qatar, que acoge con beneplácito las negociaciones entre los talibanes y Estados Unidos, tiene el wahabismo como doctrina de estado y apoya a los Hermanos Musulmanes, habría escondido a Ayman hasta su reciente muerte.

Related Articles