Foreign Policy

[ADELANTO EDITORIAL] ‘Liberate’, de Valeria Vegas

Detalle de la portada de ‘Libérate’, de Valeria Vegas. Dos bigotes

Llega a las librerías ‘Liberar’, el tributo de Valeria vegas (editado por la editorial Dos Bigotes) a la cultura LGTBQ en España. Organizado en forma de diccionario y con casi un centenar de entradas, el periodista (autor de la biografía de El veneno en el que la serie de Javier Calvo Y Javier Ambrossi) recopila multitud de referencias —y referencias— imprescindibles para entender el papel que han jugado gays, lesbianas, bisexuales, mujeres y hombres trans, drag, drag y aliados del colectivo en la cultura española de los últimos 60 años. El título del ensayo está obviamente inspirado en el famoso himno-canto de Rafael Conde, ‘El Titi’. Otro de los artistas referenciados en la obra de Vegas es el transformista Paco España, cuya entrada reproducimos a continuación como avance editorial.

Valeria Vegas, autora del ensayo ‘Liberate’. ESTUDIO MISTA / INSTAGRAM

Paco España, el transformador más famoso de la España de la Transición —Y años después—, todavía lo recuerdan todos los que lo vieron actuar.

Francisco Morera Nació en 1945 en Las Palmas de Gran Canaria. En su tierra natal se inició en el mundo del espectáculo, donde trabajó como actor con la empresa Fonseca. En 1970 se trasladó a Barcelona, ​​ante el hecho de que la capital catalana es un lugar más propicio para abrirse camino. Una vez allí, forma parte del elenco de la sala Andalucía de Noche, para luego pasar largas temporadas al cabaret Barcelona de noche, donde cuenta chistes sin destacarse todavía como primera figura. Aterriza más tarde en el Whisky Twist, un lugar pionero del transformismo.

En 1974, se traslada a Madrid y comienza a trabajar en la recién inaugurada Club gay, sin imaginar que un año después, con suficientes mesas, se convertiría en la figura principal de la sala, donde también actuaría como maestro de ceremonias. El éxito obtenido le permite, en 1975, grabar un EP para el sello Acropol, con La Tomate y My Private Life, temas imprescindibles en su repertorio. Son los tiempos del tardofranquismo, en los que los censores vigilan los pasos de sus espectáculos, por lo que siempre tienen que actuar con pantalones bajo la falda. y han preparado un vestido masculino camaleónico.

Apenas unos meses después, Paco desata su transformación con una caracterización aplaudida que lo llevará a captar la atención del público e incluso a hacer su debut cinematográfico en 1976 con un pequeño papel en La Carmen, última incursión cinematográfica en la ficción del director Julio Diamante. Ese mismo año, y con mayor protagonismo, Rueda Haz la loca… no la guerra, película protagonizada por Flores Lolita, en el que Paco interpreta a uno de los integrantes de un grupo de amigos gay recién salidos de la cárcel e incluso canta My Private Life para deleite de Florinda Chico.

Su repercusión se traduce en los primeros reportajes en prensa, que recogen su obra y estilo e investigan su vida íntima, donde sorprende a locales y extraños al contar que Está casado, que su esposa lo conoció vestido de mujer y que es padre de dos hijos. Tal revelación aumentó su popularidad y, sin proponérselo, mostró un nuevo concepto de familia al mismo tiempo que aportó naturalidad al travestismo como una profesión más.

En abril de 1976, la revista Gaceta Ilustrada le dedicó un reportaje en el que declaraba:

Me siento cómodo con mi familia, a pesar de que viven en Barcelona, ​​porque es muy difícil encontrar piso aquí. Entonces mis gustos privados … ¡eso es lo mío! Amo a mi esposa. Ella me ayudó. Me acompañó cuando estaba más solo […] Por supuesto, ya debo tener algo especial dentro de mí, una intención. De todos modos, creo que ser travesti es un trabajo como cualquier otro… Además, claro, las circunstancias me ayudaron; porque, como dije, soy canario. Y en Canarias se celebran mucho los carnavales; y la gente se disfraza. Lo había hecho muchas veces como mujer. Entonces, la cosa no era nueva.

En 1977 grabó su primer disco, ¡Noche de travestis !, donde fue anunciado como “El cantante gay más importante de España”. En él, Paco España interpreta los temas habituales de sus actuaciones en el Gay Club, un recinto famoso donde protagonizará espectáculos como Loco, loco cabaret o Libérate. Es también a mediados de 1977 cuando sube al escenario del teatro Muñoz Seca como parte del elenco de la obra Madrid, pecado mortal, que está en cartelera durante largos periodos, y ha una pelea con Lola Flores que lo llevaría a las páginas de la prensa del corazón.

Todo sucedió cuando el artista vino a ver la actuación y se indignó por una imitación que hizo Paco en la que se nombraba a los hijos del faraón. La jerezana interrumpió el trabajo y lanzó multitud de improperios, hasta el punto de ser acusado de escándalo público y denunciado por el autor de la obra y el empresario, viéndose todos los rostros en el juzgado. Al final, Lola hizo las paces con Paco España, que tenía poco que culpar de todo eso. Los medios de comunicación se hicieron eco de su particular imitación de Lola Flores, teniendo en su repertorio una versión adaptada de Torbellino de colores.

Portada de ‘Liberate’. Dos bigotes

Sus incursiones cinematográficas continúan con una pequeña colaboración en Hidden Pleasures (1977), de Eloy de la Iglesia, donde se recrea su espectáculo y cuenta un chiste frente al actor Simon Andreu; y en El transexual (1977), película protagonizada por Rama de Lys en el que interpreta a un compañero de cabaret que intenta ayudar Paul Naschy en su investigación. A su vez, seguiría actuando en distintos teatros de la capital, especialmente en Lady’s, donde cosechó nuevos triunfos en 1978, año en el que participó en la película de Pedro Olea. Un hombre llamado Autumn Flower, donde comparte camerino y ocurrencias con Jose Sacristan Y Pedro Almodóvar.

Un año después, volvería a la escena teatral en el Teatro Alfil con la obra Pecar en Madrid, junto a la estrella Yeda Brown. Algún tiempo después, dejaría la función para embarcarse en otras actuaciones; Juanito Díaz sería su suplente.

La llegada de los años ochenta trajo el premio Diario Pueblo al personaje más popular y la reedición de un disco publicado hace años y que en esta ocasión se tituló Lo mejor de Paco España, trabajo al que seguiría un nuevo LP con sus bromas y nuevas canciones publicadas en 1981. Ese mismo año, se lanzó la película Gay Club de Tito Fernández, en el que Paco se interpreta a sí mismo para aportar valor testimonial a la trama, centrado en un grupo de amigos que deciden abrir un lugar como Madrid en su pueblo.

Es en esta sala donde hace el transformador, en su nuevo espectáculo, una imitación de Evita, emulando el musical que protagonizó Paloma San Basilio. Terminaría representando este número frente a la cantante y actriz en el programa de televisión Su turno, en un especial dedicado a los imitadores. Anteriormente, Paco ya había aparecido en la pequeña pantalla en espacios como Gente, Zarabanda o Bla, bla, bla.

En 1982, volvería al Teatro Muñoz Seca para protagonizar la obra El Triángulo de las Tetudas, comedia clasificada S junto a la estrella Roxana Nieto en la que interpretó a un hombre vestido de astronauta que es enviado a tierras lejanas para procrear con otras mujeres. Luego de esta experiencia, no continuó su carrera en el teatro y el cine, pero continuó siendo una presencia constante del espectáculo nocturno, presentando en 1983 su espectáculo Torbellino de colores en el cabaret El Biombo Chino.

Durante el resto de la década de los ochenta se embarcaría en multitud de galas por toda la geografía española, grabaría un nuevo casete con aires veraniegos en 1988 —Llega el verano fresco, muy fresco con Paco España— y seguiría ligado a Madrid a través de salas como Martinica, donde en 1989 presentó su espectáculo Pestañas sin rímel.

Su actividad en los noventa es la más desconocida, época que coincide con el declive de las discotecas y el género del transformismo, que cada vez recibe menos atención. Sin abandonar la bolera en provincias, permanece en Madrid en lugares como Long Play o Pirandello, la última grieta del cabaret en la capital, donde actuará de forma intermitente desde 1991 a 1997, sin la expectativa de años atrás.

Su presencia televisiva se limitará a algunos talk shows y al programa La máquina de la verdad, que en 1994 fue como imitador de Lola Flores. Sus últimas apariciones dejarían constancia de su precaria situación en entrevistas en Aquí es tomate, ¿Dónde estás corazón? y Callejeros, de Regresar a su tierra natal tras la muerte de su novio y representante.. En Canarias actuaría de forma puntual gracias a la ayuda de amigos y empresarios hasta su muerte en 2012.

Paco España era popular porque su talento estaba hecho para la gente. Disfrutó del éxito y, aunque no pudo evitar su caída, quedará para siempre en la memoria de quienes la disfrutaron sobre el escenario. Frases como “No somos machas, pero somos muchos” o “Me quedo muerto en la bañera”, además de un grito que seguirá acompañándolo con el soplo de un ventilador donde quiera que esté: “Guerra por mi cuerpo”.

Este artículo se publica gracias a miles de personas como tú.

Lamarea.com está editada por una cooperativa que rechaza los anuncios de Ibex35, la publicidad que objetiva a las mujeres y los infomerciales encubiertos.

Desde 2012 apostamos por el periodismo de investigación, el análisis y la cultura. Y sobre todo nos comprometemos contigo, a informarte sobre los temas que te preocupan.

Ayude a financiar el periodismo que lo representa. Haz una donación desde 5 euros.

Haz una donación

Related Articles